Un nuevo vertedero en Huesca para los próximos 30 años

2003011919 vertedero.jpg

Este lunes comienza a funcionar el vertedero de la Agrupación número uno que recogerá, y con el tiempo reciclará, la basura de la mitad occidental de la provincia. El departamento de Medio Ambiente ha invertido en esta instalación 1,8 millones de euros ( 310 millones de pesetas). Dará servicio a 69 municipios con, al menos, 277 núcleos habitados, con situaciones socioeconómicas muy variadas que van desde los núcleos marcadamente turísticos y activos a los rurales con población envejecida.

El nuevo vertedero, ha señalado el Presidente de la Agrupación Número Uno de Huesca, tendrá una vida útil de 30 años y entra en funcionamiento de forma provisional, ya que las obras nos han sido recibidas todavía por la DGA.

La nueva infraestructura será gestionada por una empresa privada como FCC, por lo que el personal funcionario que se encargaba del vertedero de Fornillos deberá ser reubicado.

Toda esta operación entra dentro del Plan de Ordenación de los Residuos Urbanos de Aragón, gestionadas por el Consorcio de la Agrupación nº 1 de Huesca, que junto con el punto limpio de la capital, ejecutado este año, la estación de transferencia de Sabiñánigo, cuya ampliación se realizará también este año, la estación de transferencia de Puente La Reina de Jaca, en fase de estudio, y la planta de clasificación, prevista para el año 2003, permitirá alcanzar los objetivos de gestión que se marca el Plan de Ordenación de los Residuos Sólidos del Gobierno de Aragón.

Hasta el momento de la aprobación del Plan de Ordenación de la Gestión de los Residuos Sólidos Urbanos de Aragón, en el año 1998, la Agrupación disponía de 7 puntos de vertido, de los cuales únicamente 3 podían considerarse controlados, aunque ninguno estaba libre de problemas de gestión o implantación que ocasionaban destacados impactos sobre el medio.

Actualmente sólo se mantienen operativos los vertederos de Huesca, Jaca y Martes y se han sellado, o se va a proceder en breve al sellado del resto de puntos de vertido. Con la construcción del nuevo vertedero de la Agrupación número uno se da por cerrado un ciclo, pasándose de una situación en la que convivían puntos de vertido incontrolado y controlado, a que únicamente exista un punto de vertido que cumpla las medidas de control más rigurosas.

Para la selección de emplazamiento del nuevo vertedero se analizó la aptitud del territorio del término municipal. Tras un proceso de selección se definieron con mayor detalle 4 alternativas, que valoradas se sometieron a la elección del Ayuntamiento, optando finalmente por el paraje del Barranco del Diablo, junto al actual vertedero. En enero de 2001, se adjudica la redacción del proyecto para la construcción del vertedero. Este proyecto se sometió al Procedimiento de Evaluación de Impacto Ambiental, que señaló una serie de condicionantes que se han incorporado al proyecto constructivo.

Los terrenos ocupados por el nuevo vertedero y resto de instalaciones están situados en el término municipal de Huesca, al norte del núcleo urbano, en el paraje conocido como Barranco del Diablo, junto al actual vertedero de Fornillos, adosado a la zona explotada para escombrera.

Las instalaciones ocupan el fondo de dicho barranco y la parte baja de las laderas, así como un collado que da salida hacia la carretera de Apiés, donde se ha hecho una reserva para las instalaciones de Clasificación y compostaje, lo que se acometerá en una segunda fase, de tal forma que un gestión más ecológicamente respetable supondrá que al final de proceso haya un producto, el compost, cuya venta supondrá un ingreso.

El vaso de vertido adopta una forma irregular y la superficie ocupada será de 17,9 Has de zona útil de vertido, que se incrementa hasta 20,3 Has con el terraplén y desmonte del camino de servicio perimetral. Todo el vaso queda cerrado por un terraplén perimetral de casi dos kilómetros de longitud, que facilitará el acceso a la zona en explotación.

Comentarios