El rescate medicalizado en montaña inicia una nueva etapa

20021101helicoptero.jpg

Con la puesta en marcha de la unidad del 061 de Jaca-Sabiñánigo se cierra una transición de diez meses en la que el Gobierno de Aragón y Peña Guara establecieron un convenio por el que la entidad montañera se encargó de la coordinación del servicio. El buen funcionamiento del rescate medicalizado, y la necesidad de tener que seguir mejorando, ha llevado al Servicio Aragonés de Salud a tomar la decisión de incorporarlo a la unidad del 061 que se ha creado en Sabiñánigo. Un paso que Peña Guara reclamó desde el día que se firmó el convenio.

El rescate medicalizado en montaña se puso en marcha en 1.998 gracias a un convenio que suscribieron el Gobierno de Aragón, el Ministerio del Interior y la Federación Aragonesa de Montañismo. Desde el primer momento se vio la eficacia de introducir la asistencia sanitaria en el propio lugar del accidente y durante el traslado a un centro sanitario. Anualmente se realizan más de 300 intervenciones, siendo Huesca la pionera en el rescate medicalizado que se ha copiado en otras zonas de España. Uno de los objetivos principales es dar servicio al turismo de montaña, aunque también se atienden emergencias en actividades relacionadas con la nieve, deportes de aventura o personal laboral.

Los profesionales de la unidad de Jaca-Sabiñánigo serán los encargados de medicalizar el helicóptero de rescate de la Guardia Civil, organismo con el que SALUD mantiene un convenio de colaboración para la prestación de esta asistencia compleja y altamente especializada. Se pretende así que este equipo profesional se configure como un dispositivo de referencia para la atención sanitaria en montaña.

La UME de Jaca-Sabiñánigo prestará asistencia a los usuarios de Biescas, Castiello de Jaca, Jaca, Panticosa, Sabiñánigo, Santa Cilia de Jaca, Santa Cruz de la Serós, Villanúa, Yebra de Basa y Tramacastilla, así como al resto de núcleos dependientes de estos municipios.

Comentarios