Comienza el derribo de las antiguas naves de Albajar

Con ello se da un paso definitivo para llevar a cabo una intervención urbanística en la zona de más de 600 viviendas de protección. La pala excavadora entrará este viernes a las 12 del mediodía para iniciar el derribo de las naves.

Unos trabajos que durarán un mes y que son el pistoletazo de salida de la intervención urbanística diseñada para este espacio por parte del Ayuntamiento de Huesca y el Gobierno de Aragón. Se habilitarán las medidas de seguridad oportunas para llevar a cabo estos primero trabajos.

Tras el derribo se acometerán las obras de urbanización, adjudicadas recientemente a la empresa Necso. De forma paralela se llevará a cabo el concurso de adjudicación de las parcelas del polígono 24. Al mismo se podrán presentar las cooperativas y promotoras que lo deseen. Una vez resuelto el mencionado concurso, los ganadores del mismo ya podrán empezar la construcción y adjudicarán a su vez las viviendas a quienes las hayan solicitado.

Ambos son procesos muy delicados que serán, sino controlados, sí supervisados por las instituciones.

Pero antes de este proceso será necesaria la demolición de los edificios que ocupan el solar y que constituyen el testigo de una de las últimas grandes empresas del metal que existieron en Huesca: IASA. Ahora estas maltrechas naves dejarán paso a 630 viviendas que vendrán a atender, en parte, la demanda de vivienda de nueva construcción que existe en Huesca.

Antes de iniciar los trabajos de demolición se ha solucionado el realojo de algunos, hasta ahora, inquilinos de las naves. Es el caso del Club Patín, cuya actividad se ha trasladado al Pabellón Polideportivo del Instituto Ramón y Cajal. Asimismo los vehículos municipales, carrozas y automóviles en depósito del Ayuntamiento han sido trasladados a la dependencias del Cuartel Alfonso I.

Comentarios