La nueva Ley del Vino reorganiza las denominaciones de los vinos aragoneses

2003071212 vino.jpg

Este viernes se publicaba en el Boletín Oficial del Estado la nueva Ley del Vino, por lo que desde este sábado está en vigor. La Ley reclasifica los caldos españoles en cinco categorías, limita las producciones y permite el riego de las viñas en caso de situaciones climatológicas adversas. La ley busca adaptar la normativa española a la europea.

Para el productor la puesta en marcha de esta ley no va significar un cambio significativo, sin embargo para el consumidor sí, ya que se reclasifican buena parte de los vinos españoles en general y aragonés en particular, ha explicado el Director Provincial de Agricultura, Alejandro Almajano.

A partir de ahora nos tendremos que acostumbrar a términos como Vino de la Tierra dónde se incluirán caldos como los que se producen en la ribera del Cinca o en el Gállego y Cinco Villas. Por encima del vino de la tierra se encuentra la calificación de Indicación Geográfica y Denominación de Origen Calificada, esta última solo reservada a vinos con más de diez años de presencia en el mercado. Dentro de estas dos calificaciones tendrán cabida las denominaciones como Campo de Borja, Cariñena, Calatayud o Somontano.

Por último, en lo más alto, se situarán los Vinos de Pago, denominación solo reservada a zonas muy determinadas que producen caldos de excelente calidad.

Caso aparte es la denominación Vinos Espumosos, en donde se ubicarán los cavas siempre que cumplan una serie de requisitos de calidad y proceso de producción.

Entre las novedades de la nueva Ley, respecto a lo que decía el antiguo Estatuto de la Viña y el Vino, es que ahora, en momentos excepcionales, se podrá utilizar el riego.

La entrada en vigor de esta nueva Ley significará una reubicación de los caldos aragoneses, sobre todo de los de mayor calidad.

Comentarios