Más de un siglo trabajando por los más necesitados

2003062828 inmigrantes.jpg

La Sociedad San Vicente de Paúl está celebrando durante este fin de semana Pleno y Asamblea Nacionales en Huesca. Esta cita coincide con la celebración, en octubre pasado de los 150 años de presencia en Huesca de las Conferencias de San Vicente de Paúl, cifra que la convierte en la ONG más antigua de la ciudad.

Durante la jornada del sábado, tras una Eucaristía en la parroquia de Santiago, se ha celebrado el Pleno del Consejo Nacional en el Salón de Actos del Edificio de Servicios Múltiples. Ya por la tarde, los participantes han realiazado una visita guiada a puntos clave de la capital altoaragonesa: la Catedral, Museo Diocesano, Museo Provincial y la Iglesia de San Pedro. La organización cuenta con 108 socios que forman parte de los más de 200.000 que hay repartidos por todo el mundo.

La actividad del domingo comienza temprano. A las 10:30 horas se celebra en la Catedral una Eucaristía de Acción de Gracias, con motivo de la Clausura del 150 aniversario, presidida por el Obispo y Administrador Apostólico de la Diócesis. A las 12 se celebrará la Asamblea Nacional, y hacia las 13:30 horas, se procederá a la clausura de la Asamblea, a cargo de la Presidenta Nacional.

Recordemos que la primera Conferencia de San Vicente de Paúl, ?La Purísima?, se fundó en Huesca el 24 de octubre de 1852. La sociedad de San Vicente de Paúl actúa con un lema: ?Ninguna necesidad, ningún sufrimiento, ninguna pena debe dejar indiferentes a sus socios?. Quien cuente con algunas horas de ocio y un corazón generoso dispuesto a hacer algo para ayudar al prójimo puede ser socio y voluntario. Sus actividades consistirán en realizar una o dos visitas por semana a algún necesitado, para escucharle y tratar de comprenderle, ayudarle y consolarle. Además, deberá asistir a una reunión semanal para cambiar impresiones sobre los necesitados, y participar en otras actividades de la sociedad.

Hay que recordar que la actividad que, tal vez, resulta más conocida de la Sociedad de San Vicente de Paúl es el ropero municipal, donde al cabo del año se reparten miles de prendas de ropa y otros útiles a los más necesitados, cada vez más inmigrantes.

Comentarios