El Festival de la Oralidad debe seguir abriéndose y llegar a todos los sectores de la sociedad.

2003053131 feria del libro 3.jpg

Es la opinión del Concejal de Cultura del Ayuntamiento de Huesca. Javier Campelo hace un balance muy positivo de esta cuarta edición del Festival de la Oralidad. Cuentos, narraciones, historias, teatro, oradores y contadores han sido los protagonistas en la calle y en varios recintos de la capital oscense. La tradición viva se ha mezclado con los nuevos tiempos.

La respuesta de la gente con la presencia de numerosos niños es una de las razones por las que se quiere continuar con este Festival. Desde la concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Huesca se pretende seguir con la misma línea, pero abarcando a mayor número de público procedente de distintos sectores de la sociedad.

Los escenarios elegidos han sido diversos, y éstos han cumplido con las funciones que previamente la organización había marcado. El Centro Cultural del Matadero ofrecía las sesiones para todos los públicos; el Museo para mayores; La cueva de los cuentos, instalada en la plaza de los Fueros, se ha regido por turno de llegada, siendo la entrada gratuita, al igual que en La Confianza, Círculo Oscense, La Feria del Libro, e Multicaja y Vívero Provincial.

El Festival de la Oralidad surgió en su día con la vocación de ensamblar y mostrar distintas disciplinas en las que la palabra, dicha fuera la protagonista absoluta. Actores, narradores orales, cuentacuentos, conversadores escénicos, fabuladores, cantantes, músicos, trovadores y juglares tratan de ejercer la oralidad con un marcado carácter escénico. Además ?Huesca es un cuento? ha reunido a los mejores oradores del momento procedentes de cuatro de los cinco continentes. La gran ausente ha sido Oceanía, ya que no se ha encontrado a ningún orador de este continente que conozca la lengua española.

Comentarios