Continúan los interrogantes sobre el nombramiento de Obispo en Huesca

2003022627 misas.jpg

La Diócesis de Huesca sigue a la espera del nombramiento de un Obispo. La jubilación del Arzobispo de Zaragoza, monseñor Elías Yanes, ha despertado un sinnúmero de cábalas sobre los ajustes que hay que hacer en la Iglesia aragonesa. Sin embargo, continúa sin trascender ningún nombre.

El vicario general de la Diócesis, Agustín Catón, ha asegurado que las altas instancias están ya trabajando en este asunto, aunque no se ha dado ninguna fecha ni más datos hasta el momento. Sin embargo, se mostraba tajante cuando se le pregunta sobre la unificación de las tres diócesis de Huesca, Jaca y Barbastro. Este asunto está apareciendo reiteradamente en los medios de comunicación, argumentando para ello la poca población que tiene la provincia de Huesca. En su opinión, esta medida no se podría tomar así como así. Catón cree que tendría que haber habido una consulta previa, además de que se hubieran presentado las razones a favor y en contra de esta reunificación. Llevaría un proceso muy largo y el planteamiento debería ser a nivel de toda España, donde muchas diócesis se encuentran con los mismos problemas que las de la provincia de Huesca.

Lo que parece claro es que es necesario el nombramiento de un nuevo obispo. Juan José Omella, obispo de Barbastro-Monzón, es también administrador apostólico de Huesca y Jaca. Pero además de ello, es miembro de la Comisión permanente de la Conferencia Episcopal y presidente de la comisión de Pastoral Social. Todo esto le supone un gran trabajo, por lo que en cada una de las tres diócesis tan sólo está tres o cuatro días al mes. A ello se suman los viajes que Omella debe hacer de forma habitual, incluso al extranjero. Por poner un ejemplo, en breve viajará a Lisboa.

Esta situación choca en la diócesis de Huesca y entre los fieles, más aún después de haber contado con un obispo como Javier Osés. Era lo que se denomina un Obispo pastor, comprometido con los suyos, cercano e involucrado en todo lo que se hacía en la diócesis y sus pueblos. Por ello, la prolongación de la situación actual con Juan José Omella como ?visitador apostólico? no parece lo más deseable.

Comentarios