Rolling Stones: la leyenda actúa en directo

2003092930 rolling.b jpg.jpg

Los legendarios Rolling Stones ofrecian en Zaragoza ayer el último ?lametazo? de la gira que comenzaron en Munich (Alemania) el pasado mes de junio. ?Buenas noches Zaragoza, estoy muy contento de estar aquí por primera vez?; así, en castellano, Mick Jagger saludaba a los casi cuarenta mil espectadores que asistian al último concierto de la gira ?Forty Licks Tour? en la Feria de Muestras de Zaragoza, un recital que la lluvia tampoco se ha querido perder.

Desde carritos de bebé hasta canosos entrados en años. Parece que la música de sus satánicas majestades no es propia de una edad concreta. O tal vez lo es de todas. Es difícil encontrar un grupo que consiga reunir a fans de edades tan distintas y, casi siempre, tan distantes. Pero los Rolling consiguen hacerlo con una facilidad casi sorprendente. Tal vez, ésa sea una de las razones del por qué son una leyenda. A las diez menos veinte de la noche, con una puntualidad no exactamente británica, pero sin hacer que el público se impacientara demasiado,las estrellas han hecho su aparición en el escenario ante un público que se ha volcado con ellos desde el primer momento. El tema ?Brown Sugar? ha sido el primero en hacer vibrar a los casi 40.000 espectadores que abarrotaban la Feria de Muestras de Zaragoza. Tras la primera canción, Jagger ha hecho gala de simpatía y de unas cuantas clases de castellano acelerado: "Estoy un poco triste porque es nuestro último show en España. De momento"-ha dicho ante un público que aplaudía cada una de sus palabras. Bolas de fuego, animaciones por ordenador, confeti, fuegos articiales y una gran pasarela de 44 metros de largo... Ni siquiera la lluvia ha conseguido aguar un espectáculo que muchos consideran "irrepetible". Si una cosa ha quedado clara es que, a pesar de su longevidad, los Rolling siguen moviendo masas y atrayendo a sus conciertos a espectadores jóvenes. En ellos también despiertan la misma admiración que sentían aquellos fans de los sesenta que vivieron de cerca sus primeros triunfos. Si algo ha caracterizado a este concierto ha sido la grandeza de sus cifras: 2,3 millones de euros, decenas de efectivos de la Cruz Roja,45 lipotimias, 300 trabajadores y dispositivos de seguridad especiales. Pero la grandeza llama a la grandeza y ellos siguen siendo, sin duda, la banda más grande de la historia del rock.

Comentarios