El verano pone de manifiesto la falta de regulación hídrica en el Alto Aragón

20030830Embalse de El Grado.jpg

El sector primario altoaragonés llama la atención sobre la necesidad de acometer las obras del Pacto del Agua de Aragón, de cara a poner solución a los problemas estructurales que se ponen de manifiesto todos los veranos, incluido éste en el que se llegaba a junio con los embalses completamente llenos.

El inicio de la campaña de riego estuvo envuelto de enorme optimismo fruto de las precipitaciones de lluvia y de nieve del pasado invierno. Las aportaciones de los ríos propiciaron que se entrara en el verano con los embalses al máximo de reservas de agua.

Posteriormente, el estío ha sido extremadamente seco y caluroso, sin aportaciones de interés en los ríos y con un gasto importante de agua en los sistemas de riego. Por este motivo, las reservas han decrecido de forma considerable, hasta tal punto que se ha llegado a hablar de nuevo de restricciones en las dotaciones.

Esta sequía veraniega es calificada por el presidente de la Comunidad General de Regantes del Canal de Aragón y Cataluña, José Luis Pérez, como ?sequía estructural?, por la falta de regulación en los ríos de la provincia de Huesca, como es el caso del Ésera. Se demanda desde este colectivo la construcción de Santaliestra. También se está trabajando en la redacción de un nuevo proyecto para San Salvador, que aumente su capacidad de almacenamiento en el Canal de Zaidín.

En Riegos del Alto Aragón, el acento se pone en el río Gállego, ya que al no estar construido Biscarrués se pierde capacidad de almacenamiento en el sistema. Al terminar agosto queda vacío el embalse de La Sotonera, con lo que llegan los problemas en la recta final de la campaña de riego, ya que el Canal del Cinca no da más de sí para transportar el agua existente en el complejo El Grado-Mediano.

Desde la Cámara Agraria Provincial del Alto Aragón, su presidente, Esteban Andrés, vuelve a insistir en que el tiempo da la razón a los agricultores que demandan la ejecución de las obras del Pacto del Agua; afirmación que fundamenta en el paso que se ha dado de la euforia de finales del invierno a la inquietud de la recta final del verano, se ha pasado de embalses llenos a problemas de dotación de agua, con lo que el desarrollo futuro de este territorio queda en entredicho.

En repetidas ocasiones el consejero de Agricultura del Gobierno de Aragón, Gonzalo Arguilé, ha apuntado que para que se pueda ejecutar el Plan Nacional de Regadíos es imprescindible cumplir el Pacto del Agua de Aragón, ya que con las actuales regulaciones existentes en esta Comunidad Autónoma no se puede abastecer a más hectáreas de regadío.

Comentarios