Después de la tormenta...

2003081617-tormenta.jpg

...Siempre llega la calma. Este tópico español se hace realidad estos días en Huesca. En primer lugar tenemos que hablar del fenómeno meteorológico como tal; las nubes y el agua han cambiado el color de los días precedentes y las temperaturas han descendido, pero el sol que parece haberse ido de vacaciones en cuestión de dos días volverá a aparecer.

Sin embargo, esa no es la única calma que recuperará Huesca. Tras siete días llenos de bullicio y de fiesta, la capital altoaragonesa vuelve a la normalidad, a la tranquilidad típica de esta ciudad. El descanso es la tónica de estos días para recuperarse de la fiesta grande. La población, que durante estas fechas se ha llegado incluso a triplicar, ha vuelto a su número habitual e incluso parece que las calles están más desiertas que nunca.

Ahora es el momento de descanso para la hostelería. Se inicia la segunda quincena de agosto, marcada por el parón de la actividad en la ciudad de Huesca tras la vorágine laurentina. Como suele ser habitual en estas fechas, el cartel de cerrado por vacaciones será la nota predominante en muchos establecimientos de la capital oscense, si bien son cada año más numerosos los comercios que abren en la segunda mitad de agosto.

Son muchos los oscenses que deciden marcharse de vacaciones durante la segunda quincena de agosto, incluso algunos han aprovechado la semana de San Lorenzo para poder disfrutar de 3 semanas. Cada verano las tendencias cambian y sobre todo debido a la influencia de los problemas internacionales. En este de 2003 Escandinavia se lleva la palma. Los oscenses se deciden mayoritariamente por este destino mientras se recuperan también las cifras de viajeros a países árabes sobre todo a Túnez y Marruecos, que siempre han sido los destinos más elegidos. EEUU también vuelve a ser uno de los más visitados por los oscenses tras dejar pasar el tiempo y olvidar, aunque no por completo, el atentado terrorista a las torres gemelas

Playa para las familias con niños, sobre todo Salou, Peñíscola y crecientemente la costa gaditana de la luz. Para los jóvenes Europa no deja de ser uno de los destinos de moda. Berlín, Londres, París, Praga, Viena y Budapest además de la nombrada Escandinavia son las capitales más escogidas para pasar estas vacaciones.

También son muchos los que se acercan a las fiestas de las localidades altoaragonesas ya que son estos unos días marcados por las celebraciones en honor a la Asunción de la Virgen y a San Roque. Estas fiestas, actualmente pasadas por agua, junto con el cambio de quincena, provocan un incremento considerable de la circulación en las carreteras de la provincia de Huesca.

Comentarios