CB Peñas y BM Huesca ya tienen sus nuevos proyectos en marcha

2004052222 lores.jpg

Las renovaciones de Carlos Lorés y de Jonathan Ramírez en los peñistas y el fichaje del nuevo entrenador Txema Senosiain en el Balonmano Huesca demuestran que ambas directivas no quieren perder tiempo en planificar la próxima temporada. En el caso del club que preside Ignacio Munuera la ilusión es crear un equipo de nuevo competitivo para luchar por el ascenso y para el Peñas todavía queda la esperanza de ascender a la liga LEB-2 por invitación de la Federación Española de Baloncesto.

No cabe ninguna duda que los peñistas tienen opciones, si bien antes hay que solventar algunos problemas económicos como conseguir el aval de 180.000 ? euros y el canon de 24.000 para inscribir al equipo en la categoría superior y sobre todo preparar un presupuesto que puede superar los 360.000 ?. En todo ello está trabajando la junta directiva que preside Juan José Gamero que está dispuesta hacer un esfuerzo para que la afición pueda ver al Peñas el año que viene en la liga LEB-2. Esta semana habrá una reunión con la CAI para ver si el patrocinador está dispuesto a seguir apoyando este proyecto y en que medida.

Para el Forcusa Huesca, el cambio de técnico es una apuesta importante y la intención es buscar nuevos alicientes para intentar el ascenso por cuarto año consecutivo. No es que el trabajo que realizó Toni Busto no sirve, si no que hay que cambiar y dar un giro para conseguir ese ansiado salto de categoría. Txema Senosiain es un entrenador al que le gusta un balonmano aguerrido y que conoce los rivales y sobre todo tiene experiencia, incluso en categoría superior ya que dirigió al Anaitasuna durante cuatro años en la División de Honor B. Todo ello ha hecho que la directiva del BM Huesca se decidiera por él.

El siguiente paso es renovar a la mayoría de la plantilla y buscar tres o cuatro incorporaciones de garantías. Para el Peñas la garantía es la renovación de Jonathan Ramírez que estará en el club oscense durante los tres próximos años. En el tercero se ha incluido una cláusula de rescisión económica que beneficiaria al club. El siguiente paso es hablar con el resto de jugadores para confeccionar un equipo competitivo, bien para la LEB-2 o para ser campeón en EBA. El club también anunciaba la posible vuelta de Ausina que sería un fichaje importante para la temporada que viene.

Tanto el balonmano como el baloncesto quieren que sus aficiones sigan ilusionadas con dos proyectos consolidados y los que les está faltando la guinda de los ascensos deportivos.

Comentarios