El comité de empresa de SEB Ibérica considera "insuficientes" las medidas propuestas por el Gobierno de Aragón para la creación de empleo

2004051010 mopulinex.jpg

Así lo ha manifestado el presidente del comité de los trabajadores de la factoría de SEB Ibérica en Barbastro, Juan José Leache, tras la comparecencia en las Cortes de los consejeros de Economía e Industria del Gobierno de Aragón, Eduardo Bandrés y Arturo Aliaga, respectivamente. En su intervención han asegurado que no se va a poner ninguna facilidad al Grupo SEB. Así mismo, se han mantenido firmes en su postura de no aceptar los despidos hasta que los trabajadores no hayan cerrado las compensaciones. Algo que Leache ?no entiende, ya que lo importante ahora es buscar soluciones para los 270 trabajadores afectados por el cierre, más los que todavía quedan sin recolocarse del anterior expediente de regulación?.

El consejero Bandres ha explicado que el gobierno siempre ha seguido de cerca la evolución de la planta, ?la multinacional se comprometió en 2002 a no presentar más expedientes de empleo, e incluso a finales del pasado año firmó un nuevo convenio colectivo?. Eduardo Bandrés explica que son varias las causas que han llevado al cierre: el encarecimiento de la zona euro respecto al dólar y la prohibición de la Unión Europea para que la empresa usara esta marca en 9 países de la comunidad.

Algo que asegura Bandres ?no justifica el cierre?. El consejero ha recordado que la última ayuda pública a la empresa fue en el año 2002, y se ha mostrado firme en que el gobierno aragonés no va a aceptar el expediente hasta que los trabajadores hayan negociado uno a uno su salida, con objeto de beneficiarles.

Bandres ha anunciado más recursos para buscar salida a cada uno de los trabajadores despedidos. También habrá medidas para variar el tejido económico y un tratamiento preferencial para la zona, que adelantaba el consejero de Industria, Arturo Aliaga.

Preocupación en los grupos del Partido Popular, Chunta Aragonesista e Izquierda Unida que han solicitado la comparecencia de los dos consejeros y han pedido también al gobierno que arbitre medidas para que no vuelvan a repetirse situaciones de este tipo. También solicitan que se busquen alternativas para los trabajadores de la planta barbastrense.

Desde Chunta querían que quedase claro que empresas con este tipo de prácticas no tendrán apoyo en Aragón. Y en IU se pide un esfuerzo serio para reindustrializar una zona que sufrirá con el cierre.

Comentarios