Un año de plazo para conocer al nuevo obispo de la diócesis Barbastro-Monzón

2004040808 omella obispo.jpg

Tras conocer la noticia de que Juan José Omella, actual obispo de la diócesis Barbastro-Monzón, ha sido nombrado por la Santa Sede nuevo prelado de la diócesis Calahorra-La Calzada-Logroño, queda la incertidumbre de la persona que sucederá a Omella. Un nuevo obispo que presumiblemente será dado a conocer en el plazo de un año por la Nunciatura. Mientras tanto, el Colegio de Consultores deberá nombrar un administrador diocesano o un administrador apostólico, para que se ocupe de la diócesis.

En este momento la persona que ?suena? como posible obispo de la diócesis Barbastro-Monzón es Alfonso Millán, actual auxiliar de la diócesis de Zaragoza. Sin embargo, mientras la Nunciatura elige al sucesor de Omella, la Santa Sede deberá nombrar un administrador diocesano, que puede ser el vicario general del obispo, Pedro Escartín, o un administrador apostólico, que bien podría ser el actual obispo de Huesca-Jaca, Jesús Sanz.

La decisión ha sido confirmada por el propio obispo Juan José Omella, a quien la noticia le ha cogido por sorpresa, ya que tan sólo llevaba cuatro años y cuatro meses al frente de la diócesis Barbastro-Monzón. Omella explica que a partir de ahora su nuevo destino será la diócesis Calahorra ?La Calzada- Logroño. Decisión que ha adoptado la Santa Sede y que Omella ha aceptado con la misma disponibilidad que, en su momento, mostró para venir a la de Barbastro-Monzón.

La incorporación de Omella a su nuevo destino estaría prevista para antes del verano ya que, según establece el Derecho Canónico el tiempo que se permite para realizar el traslado e incorporarse a la nueva diócesis es de dos meses como máximo.

Aunque todavía es pronto para hacer balance de lo que han sido estos cuatro años como obispo de la diócesis Barbastro-Monzón, y administrador apostólico de las diócesis de Huesca y Jaca, Juan José Omella se muestra satisfecho con la labor desempeñada en el Alto Aragón al que se ha entregado ?con todo su amor?, pero sobre todo ?me llevo un buen recuerdo de toda la gente de esta tierra, con nombres y apellidos?.

El alcalde de Barbastro, Antonio Cosculluela, se ha mostrado satisfecho tras conocer la noticia, ya que supone un ?ascenso personal? para el obispo, aunque al mismo tiempo no ha podido ocultar su tristeza, debido a la excelente relación que ha mantenido durante estos años con el obispo Juan José Omella.

Noticia que se hacía pública el día de Jueves Santo. Unos días de celebración y de recogimiento a los que Omella invita a sumarse, deseando que estos días ?sean de bien para todos, viviendo y vibrando, como hombres de esperanza, el misterio de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo?.

Juan José Omella ha estado al servicio de la diócesis Barbastro-Monzón durante más de cuatro años, en sustitución del actual Obispo Emérito Ambrosio Echevarría. Cargo que ha complementado con la de administrador apostólico de las diócesis de Huesca y Jaca. Cerca de un lustro trabajando por y para los feligreses de esta diócesis, a los que ha querido traer los bienes pertenecientes a las parroquias altoaragonesas, depositadas en la diócesis de Lérida, y que tenía previsto albergar en el futuro Museo Diocesano del que ha sido el impulsor.

Omella nació en la localidad turolense de Cretas el 21 de abril de 1946. Estudió en el Seminario de Zaragoza y en Centros de Formación de Lovaina y Jerusalén. Fue, además, misionero en Zaire. En 1970 fue ordenado sacerdote y en septiembre de 1996 recibió la ordenación de obispo, tras ejercer como obispo auxiliar en la diócesis de Zaragoza durante ese mismo año. En la actualidad es, también, presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social, cargo que ocupa desde 2002.

Comentarios