Cartas al director: Política de personal de la corporación municipal

La Sección Sindical de Comisiones Obreras (CC.OO) del Ayuntamiento de Huesca manifiesta lo siguiente con relación a la política de personal de la Corporación:

1º.-En la anterior legislatura, presidida por el Sr. Fernando Elboj Broto, fueron continuos los mensajes de los responsables políticos a los empleados municipales y ciudadanía en general, de la intención de elaborar el organigrama y la relación de puestos de trabajo (en adeltante RPT), dando su compromiso de que antes que acabara la legislatura estaría finalizada y entregada a los sindicatos la ?tan traída y llevada? RPT

En numerosas ocasiones hemos oído: ?dentro de tres meses os la entregaremos...? ?al acabar el año..?, ?antes de finalizar la legislatura...?. Palabras huevas y una RPT fantasma. Durante la negociación del convenio colectivo y pacto actualmente en vigor (2002-03) el Ayuntamiento de Huesca condicionó algunos aspectos (retribuciones de todo el personal, provisión de puestos...) a la elaboración y aprobación de la consabida RPT.

2º.- Todos los sindicatos, incluido el que suscribe, han solicitado constantemente al Ayuntamiento, a través del Departamento de Recursos Humanos y del Concejal de Personal (anteriormente el Sr. Sanvicente y posteriormente el Sr. Puyuelo), nos facilitarán información sobre el estado de elaboración de la RPT (que si bien no es la paneca, sí es el instrumento necesario para iniciar el proceso de modernización y cambio), no obteniendo respuesta alguna. No contentos con las promesas anteriormente citadas, en octubre de 2003 se nos informó que antes de finalizar el año se nos convocatoria a Mesa General de Negociación, al objeto de hacernos entrega de un Plan de Empleo. Es la fecha, que no se ha convocado reunión ni se ha entregado Plan alguno.

3º.-Recientemente y a través de Decreto de Alcaldía, se han aprobado nuevas productividades a determinado personal municipal. Si bien es cierto que la productividad está regulada por ley, y su concesión corresponde únicamente al Alcalde-Presidente, no es menos cierto que una gran parte de las productividades que se pagan en este momento en el Ayuntamiento son ?valoraciones de puestos de trabajo encubiertas? (lo que implica una valoración unilateral, parcial, sesgada y personalista) y otras muchas, como bien reconoció en su día la Corporación, no responden a criterios objetivos, siguiéndose el uso de la constumbre más que el de la propia definición de ?productividad?.

Lo que en algunos casos deberían ser complementos del puesto de trabajo y no de la persona que lo ocupa, se convierte en ?productividad?, generando desconfianza y desmotivación entre el personal municipal que ha esperado pacientemente el cumplimiento de los compromisos del Sr. Alcalde.

Las promesas del anterior y actual equipo de gobierno sobre modernización de la administración municipal se están quedando en acciones aisladas, poco consistentes, anuncios propagandísticos a corto plazo y en muchos casos, en papel mojado. No se analizan, ni se toman decisiones, ni se trabaja en la solución de los problemas de fondo. Así las cosas, el Ayuntamiento se maneja con una estructura organizativa obsoleta, propia de hace más de veinte años. La política de personal carece de criterios para asegurar la eficacia y eficiencia que requiere una institución/empresa de este calibre. No nos sorprendan pues las decisiones de privatización en la gestión de determinados servicios municipales: mejor la comodidad de que sean otros quienes gestionen nuestros recursos y servicios públicos que esforzarse en dotarlos de calidad y en demostrar que, desde lo público, también se puede gestionar con eficacia y eficiencia. No nos sorprenda tampoco la falta de promoción interna y promoción profesional, la falta de personal en determinados servicios, la desmotivación entre el personal, la falta de personal en determinados servicios, la desmotivación entre el personal, la improvisación en la toma de decisiones, la inexistencia e relación organizativa, valoración ni descripción de los puestos de trabajo. Asuntos largamente reivindicados por los empleados/as municipales, junto al proceso de funcionarización sobre el que tampoco hemos obtenido respuesta alguna.

Comentarios