La catedral de Huesca ha recuperado su claustro románico

2004071514 catedral.JPG

Numerosos oscenses participaban, este miércoles, en la inauguración del claustro románico, que ha sido restaurado en la catedral de Huesca. Un rincón incompleto, pero atractivo e inédito para los oscenses, y que ayuda a la revalorización de la seo oscense. Se trata de dos alas, en las que se muestran cuatro arcos con sus columnas y capiteles, sarcófagos con bajorrelieves, una pintura mural, un arco de época árabe y algunos otros objetos, como piedras talladas o una escultura en madera de Jesús crucificado.

Antonio Naval recordó que esta obra se ha realizado gracias a la actuación de dos Escuelas Taller, auspiciadas por el ayuntamiento de Huesca, a la administración diocesana, que de forma constante ha destinado fondos y a importantes aportaciones periódicas de Ibercaja. Ello ha supuesto que, en los últimos 9 años, se haya recuperado un 30% del entorno de la catedral. Cuando la obra se inició, lo que hoy ha vuelto a ser un claustro, era una zona llena de maleza y escombros, que amenazaba con desplomarse. Hablamos de un claustro que, en la época medieval, tuvo su importancia.

Por su parte, el obispo de Huesca, Jesús Sanz, agradecía a las instituciones, que han ayudado a salvar de la ruina este claustro románico. Un jardín de piedra donde, aseguraba, Dios y el hombre paseaban, donde el hombre elevaba sus preguntas y Dios le ofrecía sus respuestas. En su opinión, esta inauguración es realmente importante.

Antonio Naval también mostraba su queja por el olvido al que los han sometido otras instituciones, en clara alusión al Gobierno de Aragón, quien en su opinión, pone incluso cortapisas que entorpecen la labor de mostrar al público y a los turistas la catedral o el museo diocesano, además de que su concurso sería necesario para la rehabilitación de estos magníficos espacios.

Tras la inauguración, un deseo: que el próximo acto de estas características suponga la recuperación de un espacio único y protegido, como es el Salón del Tanto Monta. Una deficiente gestión de la DGA, según se denunció ayer, ha provocado que se haya perdido una financiación que había comprometido el Ministerio de Cultura, con cargo a los presupuestos del V Centenario de Isabel la Católica.

Comentarios