Punto final a la crisis de la factoría de SEB Ibérica en Barbastro

2004071515 moulinex.jpg

A lo largo de toda la mañana del jueves, el resto de trabajadores que quedaban en plantilla, cerca de sesenta, han ido realizando las últimas liquidaciones. Una jornada que se ha desarrollado con normalidad, marcada por el silencio y la tristeza de quienes iban abandonando las instalaciones de la factoría de SEB Ibérica que, tras 28 años de actividad en Barbastro ha cerrado sus puertas.

Un cierre impuesto por la Dirección de la multinacional y que, tras varios meses de ?tira y afloja?, el comité de trabajadores y la Dirección llegaban a un acuerdo por el que se establecía 45 días por año trabajado y 16.500 euros a cada trabajador. La crisis comenzaba hace dos años con el primer expediente de regulación que afectaba a más de 140 trabajadores. Situación que se agravaba hace dos meses cuando el grupo francés anunciada el inminente cierre de la factoría que afectaba al total de la plantilla, un total de 271 trabajadores.

Una de las primeras actuaciones por parte del ya ex comité de trabajadores tras el cierre es la celebración de una asamblea que tendrá lugar este viernes, a las 16:00 horas en el Teatro Argensola, en la que se convoca a los 412 trabajadores que se han visto afectados por el cierre y el expediente de regulación que tenía lugar el pasado año.

Con las miras puestas en el futuro los miembros del ex -comité de empresa de la planta barbastrense no cejan en su empeño por seguir trabajando en recolocar el mayor número de trabajadores. Será a partir de la semana que viene cuando comience la llegada de empresas que podrían estar interesadas en la adquisición de las instalaciones de la factoría, así como la posible implantación en Barbastro y en la comarca del Somontano.

Se ha hablado de más de un centenar de trabajadores los que podrían recolocarse en Barbastro. Una cifra más que positiva, según estima el presidente del comité de empresa, Juan José Leache, tras mantener esta semana una conversación con el Director Industrial del Grupo SEB en España, Salvador Biarnés. Leache se ha mostrado optimista con esta noticia ya que, de alguna forma, ?se puede hablar de un futuro esperanzador, con la recuperación de puestos de trabajo?.

Así mismo, se ha acordado la creación de una asociación de afectados por el cierre, cuyos esfuerzos a partir de ahora, ?se van a centrar en recuperar el máximo número de puestos de trabajo, confiando en que en el futuro se pueda hablar de esta crisis como si de una mera anécdota se tratara?. El objetivo que se persigue con esta asociación es atender a los trabajadores, de forma que no se sientan desprotegidos. Un instrumento a través del cual los trabajadores estén informados sobre las posibles ofertas de trabajo que surjan, con objeto de que ?poco a poco cada uno de ellos se puedan ir recolocando?.

Uno de los sectores afectados por el cierre es el femenino. Begoña Cebollero, miembro del comité de empresa recuerda que en los inicios la plantilla estaba formada prácticamente por mujeres. Ahora, el futuro para ellas se vislumbra con pesimismo, debido a la dificultad de muchas de ellas para encontrar un puesto de trabajo que se ajuste a las tareas a las que han dedicado gran parte de su vida.

Comentarios