Imputado un vecino de Mallorca por posesión ilegal de una cabeza de sarrio

La Guardia Civil de Graus denunció el pasado 27 de junio a una persona que estaba en posesión de una cabeza de sarrio de procedencia presuntamente ilegal, que llevaba un precinto perteneciente a otra especie, así como otros cuatro precintos cuya tenencia no pudo acreditar. El imputado, con domicilio en Palma de Mallorca, se enfrenta a una sanción de hasta 19.000 euros.

Desde el mes de junio de 2002, fueron detectadas por la Patrulla del Seprona de la Guardia Civil de Graus graves irregularidades en el ejercicio de la caza del sarrio en la zona del macizo del Turbón y terrenos limítrofes, consistentes en un desmesurado acoso y abatimiento indiscriminado de ejemplares de esta especia por parte de varios grupos de personas de diversos puntos de la geografía nacional.

Estas personas estaban perfectamente organizadas y dotados de los medios mas sofisticados, y ejercían dicha actividad furtiva vulnerando las leyes cinegéticas y sin ningún tipo de escrúpulo o respeto hacia la fauna afectada, llegan a mermar hasta en un 40% la población de sarrios de su hábitat natural.

Inmediatamente, por parte de la Comandancia de la Guardia Civil de Huesca, se montó un operativo de servicio desarrollado por la Patrulla del Seprona de la Guardia Civil de Graus, en colaboración con otras unidades de la Comandancia, durante toda la franja horaria, variando itinerarios y medios de locomoción. De esta forma, se consiguió averiguar la existencia de un oculto y fraudulento mercado de precintos, así como una práctica abusiva y lucrativa de la caza ilegal de sarrios y corzos, constatándose incluso la existencia de precintos falsificados.

Finalmente, a las 14,35 horas del día 27 de junio pasado, a la altura del kilómetro 2,500 de la carretera A-139 (Graus-frontera francesa), fue interceptado un vehículo todoterreno, conducido por LM.F.P., con domicilio en Palma de Mallorca. Tras serle efectuado un registro superficial del maletero del vehículo, se pudo comprobar que portaba dos rifles de caza mayor y una maleta marca Samsonite, que contenía en su interior una cabeza de sarrio, con un precinto no válido, ya que pertenecía a otra especie, y colocado de forma fraudulenta al objeto de ser reutilizado, además de cuatro precintos más de caza mayor, cuya tenencia legal no pudo acreditar de forma clara.

Los miembros de la Guardia Civil procedieron a decomisar dicho trofeo, que resultó ser medalla de plata, y los cuatro precintos que poseía y cuya intención era su traslado y posterior venta ilegal y lucrativa en las Islas Baleares, denunciando al autor por un supuesta infracción muy grave de la Ley de Caza de Aragón, cuya sanción puede ascender a 19.000 euros.

El resultado de este servicio, ha contribuido a paliar en cierto modo, según fuentes de la Guardia Civil, el malestar existente entre la población de las zonas afectadas, que veían descender la población de sarrio, especie autóctona y representativa del Pirineo.

Comentarios