Tendencia al alza en la asistencia de jóvenes a las clases de repaso en verano

El paso de invierno a verano supone una disminución en la asistencia de los adolescentes a las clases de repaso, pero cada vez son más los que acuden a clases de refuerzo durante sus vacaciones estivales. Las asignaturas que más ayuda extra requieren son matemáticas, física y química, así como los idiomas.

Una de las diferencias principales, según Asen Agraz, profesora de repaso, es que los horarios varían mucho, dado que en verano las horas disponibles para ellos se reparten a lo largo de todo el día, mientras que en invierno sólo tienen disponible la tarde.

Algunos alumnos prefieren asistir a estas clases una hora diaria, y otros se decantan por acudir dos horas durante dos o tres días a la semana, según las necesidades de cada estudiante.

La asistencia durante los veranos se similar comparando un año con otro, pero sí se nota una ligera tendencia a la alza, que según Ascen Agraz, se debe a que el nivel de los propios estudiantes ha bajado bastante. Las asignaturas de ciencias, lenguaje e inglés son las asignaturas que más ayuda requieren.

Los estudiantes que más acuden a repasos Ascen son los de segundo y tercero de E.S.O., y a partir de la segunda quincena de agosto son muchos los alumnos de bachillerato que también prefieren hacer lo posible por un aprobado en los exámenes de septiembre. Las horas más solicitadas son las primeras de la mañana, Ascen explica que lo hacen así porque de ésta manera los jóvenes tienen el resto del día libre para planificar su tiempo de descanso.

La química y la física son asignaturas que cuesta menos de entender para los chicos, ya que suelen mostrar más facilidad para temas como mecánica, pero en matemáticas y en inglés las estadísticas están bastante igualadas.

Comentarios