Cartas al director: ¿Qué pasa con la residencia “La Solana”?

J. Ignacio Pardinilla Madonar, Portavoz de CHA en el Ayuntamiento de Ainsa

La Residencia ?La Solana? de Ainsa es conocida por todos en la localidad y en la comarca por la importante labor social que en ella se desarrolla. Lo que quizás no todo el mundo sabe, sin embargo, son algunos aspectos del funcionamiento de la misma, de los Estatutos que la rigen y como son sistemáticamente incumplidos por la Comisión de gobierno del Ayuntamieno. La Residencia ?La Solana? está, o debería estar gestionada por el Instituto Municipal de Servicios Asistenciales que es un Organismo que el Ayuntamiento de Ainsa-Sobrarbe creó en su día para ?además de gestionar como decimos la Residencia- coordinar la acción Municipal en materia de 3ª edad, servir de apoyo al Servicio Social de base y ejercitar cuantos servicios asistenciales sean de competencia del Ayuntamiento.

El gobierno y la administración del mencionado Instituto está a cargo de un Presidente, un Gerente y sobre todo una Junta de Gobierno que según los Estatutos asumirá el gobierno y la gestión superior del Instituto y que deberá reunirse como mínimo una vez al trimestre, cosa lógica dada la cantidad de competencias que dicho Organo tiene atribuidas.

Esta Junta de Gobierno está integrada a su vez por su Presidente que es el Alcalde, un Vicepresidente que es la Concejal de Bienestar Social, dos concejales designados por el Pleno, dos representantes de los usuarios (1 interno y 1 usuario del centro de día), el Asistente social del Servicio Social de base y el Gerente del Instituto con voz pero sin voto. En su momento, en la sesión constitutiva del Ayuntamiento fueron designados concejales representantes del Ayuntamiento en el Instituto (de los dos que debían formar parte de la Junta de Gobierno) una concejal del P. P y el concejal que suscribe de CHA (entonces habíamos asumido además la delegación de Cultura y se abría un periodo de colaboración que poco después se truncó por la prepotencia del Grupo Municipal del PP). No se tuvo en cuenta, sin embargo, que en su día el Ayuntamiento había modificado el art. 8 de los Estatutos que se refiere precisamente a la constitución de la Junta de Gobierno estableciendo que, en vez de 2 concejales designados por el Pleno, el número de concejales debería ser el necesario para asegurar la representación proporcional de los distintos grupos políticos que forman parte de la Corporación Municipal, es decir, que en la actualidad, además del concejal que suscribe, deberían formar parte de la Junta de Gobierno tanto un representante del PSOE. como otro del PAR.

Se intentó repetidamente que se rectificara ese ?error? y que todos los grupos presentes en la Corporación lo estén a su vez en la Junta de Gobierno de la Residencia, y lo único que se ha conseguido hasta ahora es que en el Pleno del pasado 4 de mayo el equipo de gobierno rectificara los estatutos para volver a la primitiva redacción de los mismos (es decir, volviendo a limitar la representación a dos concejales) y privando así ?mediante un gesto antidemocrático gravísimo- al resto de los grupos políticos, de su participación en la gestión de la residencia. Sin embargo, con ser esto serio puesto que ?repito- se niega a determinados grupos políticos el derecho y el deber de participar en la dirección y gestión de la Residencia, no es el único aspecto reprobable, el aspecto verdaderamente grave es que, a pesar de la numerosa e importante cantidad de competencias que la Junta de Gobierno tiene atribuida esta no se reúne desde hace varios años, con lo cual, no solo se ha negado y se niega de nuevo a todos los representantes de los grupos de la oposición (que a su vez lo son prácticamente de la mitad de los habitantes del Municipio) su derecho y su deber de participar en el gobierno de la Residencia, sino que además hay que llegar a la conclusión de que todas las competencias que corresponden a la Junta de Gobierno (dirección superior de las actividades asignadas al Instituto; valoración de las solicitudes de ingreso y admisión al Centro de acuerdo a unos baremos previamente establecidos por la propia Junta; la adquisición o venta de los bienes necesarios para la consecución de sus fines; la contratación de toda clase de obras y servicios dentro de sus fines así como la contratación del personal necesario?.etc) o bien no se llevan a cabo ?cosa que no creo- o como resulta evidente son ejercidas por otras personas u órganos sin competencia estatutaria para ello. Según el art. 11 de los mencionados Estatutos, la competencia para convocar la Junta de Gobierno una vez al trimestre como mínimo, corresponde al Alcalde (Presidente a su vez del Instituto), y se han presentado escritos o formulado oralmente ruegos por parte de este grupo municipal de CHA solicitando la convocatoria de la Junta, prácticamente en todos los Plenos desde la Constitución del Ayuntamiento, sin que hayamos conseguido nada más que la afirmación del Sr. Alcalde de que la Junta de Gobierno ni se reúne, ni se reuniría puesto que el día a día de la Residencia era llevado a cabo perfectamente por él mismo.

En este sentido, el grupo Municipal de CHA como componentes del ayuntamiento de Ainsa-Sobrarbe y de la Junta de Gobierno del Instituto Municipal de Servicios Asistenciales, nos sentimos obligados a hacer valer los derechos que se nos están negando a nosotros y al resto de grupos de la oposición por lo que con fecha 10 de abril de 2004 y conjuntamente presentamos una Queja ante el Justicia de Aragón como garante del buen y democrático funcionamiento de las instituciones aragonesas.

Comentarios