Activados los niveles de alerta ante la previsión de altas temperaturas en los próximos días

La Dirección General de Salud Pública ha activado en Huesca y Zaragoza los protocolos previstos en el plan de acción para la prevención de una posible ola de calor, después de que el Instituto Nacional de Meteorología haya informado del previsible incremento de las temperaturas medias habituales para esta época del año en ambas provincias durante los próximos días.

La alerta corresponde al nivel 1 (amarillo) en la provincia de Huesca y al nivel 2 (rojo) en la de Zaragoza. El nivel amarillo indica que durante los próximos cinco días se esperan de una a dos jornadas en las que superarán los umbrales de las temperaturas medias habituales, mientras que el nivel rojo significa que esa situación de altas temperaturas se prolongará al menos tres días en ese mismo período de tiempo. Para estas situaciones el plan de prevención contempla varias medidas, como la comunicación de esta situación a la población; la información a los servicios asistenciales, tanto sociales como sanitarios, de los riesgos existentes; la coordinación de servicios para la detección de posibles personas afectadas por el calor (para su tratamiento), así como la recopilación de información sobre morbi/mortalidad.

Desde Salud Pública se recuerda que todos somos susceptibles de sufrir trastornos ante el exceso de calor, aunque hay personas que presentan un mayor riesgo, como los mayores de 65 años, los menores de 5 años (especialmente los bebés), las personas que realizan actividades que requieren un gran esfuerzo físico, los pacientes de enfermedades previas (obesidad, hipertensión, etc.) y quienes toman algunos medicamentos o consumen cantidades excesivas de alcohol.

Para hacer frente a las elevadas temperaturas se recomienda evitar la práctica de actividades o esfuerzos físicos en las horas de mayor insolación, beber agua con frecuencia aunque no se tenga sed, evitar las comidas pesadas, vestir ropa holgada y de tejidos transpirables, así como utilizar cremas protectoras para los rayos solares.

En especial hay que vigilar el estado de las personas mayores (sobre todo si viven solas) y de los menores de edad, animándoles a beber líquidos y controlando la posible aparición de síntomas de deshidratación. Los primeros indicios del exceso de calor son la aparición de calambres, irritación de la piel, agotamiento físico y temperatura elevada.

Comentarios