Huesca vivió una reactivación económica en el año 2003

2004072323 UGT.JPG

Huesca tuvo un mayor dinamismo económico en el año 2003 respecto al ejercicio anterior. Es una de las conclusiones del estudio sobre Aragón elaborado por UGT y que presentaba en la capital oscense en la mañana de este viernes. Esa reactivación también se da en el resto de la Comunidad Autónoma; en mayor medida, incluso, que en Huesca.

Destaca en el Alto Aragón la fortaleza del sector servicios (sobre todo, del turismo) y el buen comportamiento de la construcción (pese a la cierta desaceleración en el segundo semestre de 2003). Hubo claroscuros en la industria y no fue malo el comportamiento de la agricultura y de la ganadería. Ya se empezaron a ver los primeros efectos de la deslocalización de empresas, encarnado este fenómeno en Moulinex de Barbastro.

De cara al futuro, se puede hacer una diferenciación de la mitad norte y mitad sur de la provincia de Huesca. Por un lado, Julián Lóriz, secretario general de UGT Aragón, habla del aprovechamiento que se ha de hacer de este territorio como destino turístico, con especial atención al deporte del esquí. Apuesta por mejorar, en general, la calidad en el turismo y defiende el papel que ha de jugar la ciudad de Huesca como capital del Pirineo.

Por otro lado, dice Lóriz, hay que aprovechar las posibilidades de desarrollo que ofrecen las infraestructuras existentes y las que se van a crear. Alude al espacio que se crea uniendo Zaragoza, Huesca, Barbastro, Monzón, Binéfar, Lérida, Fraga y, de nuevo, Zaragoza. En unos años la conexión será por autovía, contando con plataformas logísticas en Huesca, Fraga y Zaragoza, y con un parque tecnológico en la capital oscense.

Se destaca, en el informe elaborado por UGT, el nivel elevado de consumo privado durante el año 2003, el aumento en el empleo y la moderación de precios. Como nota negativa, se observa un significativo envejecimiento de la población y una baja tasa de actividad femenina.

Comentarios