Entra en vigor la nueva ley de tráfico que obliga a llevar chalecos reflectantes

2004072423 chaleco.JPG

Desde este fin de semana es obligatorio llevar ya los chalecos reflectantes de alta visibilidad en los turismos y utilizarlos cuando el conductor salga del vehículo y ocupe la calzada o el arcén de las vías interurbanas. Todo chaleco debe llevar en la etiqueta la leyenda UNE N-471 o EN-471 además de la marca comercial y el folleto del fabricante con las instrucciones de uso limpieza y mantenimiento.

La Dirección General de Tráfico recomienda llevarlo dentro del habitáculo del vehículo y no en el maletero ya que, en caso de tener que utilizarlo, la obligatoriedad comienza en cuanto el conductor desciende del vehículo. Aunque la norma sólo afecta al conductor, es más conveniente por motivos de seguridad que lo utilicen también cualquier ocupante del vehículo que se apee del automóvil.

El uso de elementos luminosos o retro-reflectantes aparece como una obligación en el Reglamento General de Circulación. Los deben utilizar cualquier peatón que circule por la calzada o el arcén fuera de poblado, entre la puesta y salida del sol o cuando las condiciones meteorológicas o ambientales disminuyan la visibilidad.

Estos chalecos pueden evitar la mayor parte de los accidentes que se producen al apearse el conductor de su vehículo en carretera ante cualquier imprevisto sobre todo al amanecer, en el crepúsculo o por la noche, o en lugares con poca visibilidad, como por ejemplo un túnel.

El coste de un chaleco es bajo y la repercusión en evitar muertes es muy alto, incluso se plantea la posibilidad de que los fabricantes deberían incluir uno o dos chalecos en el equipamiento de todos sus modelos aunque implique un incremento final del precio?. Un chaleco retro-reflectante cuesta en el mercado alrededor de 12 euros.

Hablando de cifras, y según datos de la Dirección General de Tráfico, durante un año pueden morir más de 400 personas como consecuencia de atropellos en las carreteras españolas, de las cuales la mitad perdieron la vida por la noche o en condiciones de baja visibilidad. Según la Comunidad Europea, el riesgo de sufrir un accidente mortal como peatón es 9 veces superior al de un conductor.

El último Reglamento General del Vehículo obliga a llevar dos triángulos de preseñalización de peligro. Ahora se hace necesario proteger a las personas que tienen que colocar o retirar dichos triángulos. Los chalecos también ayudarían a hacer más visibles a las personas que paran su coche para socorrer en un accidente, entre otras posibles situaciones.

Comentarios