Los últimos accidentes en la N-240 vuelven a poner de manifiesto la falta de inversiones en la carretera

2004072828 monrepos.jpg

Solo en la última semana ha habido dos muertos y tres heridos graves en dos accidentes, uno en el cruce de Quicena y otro en la travesía de Monzón, donde un joven de esa localidad era atropellado.

El pasado 16 de diciembre de 2003 se celebraba la última cumbre de alcaldes de la carretera Huesca-Lleida. En dicho encuentro los primeros ediles junto a representantes de la Diputación de Huesca, de la Diputación de Lleida y las comarcas que también atraviesa esta vía de comunicación, exigían al gobierno central una agilización de los plazos para la conversión de la carretera en autovía. También se pedía al Ministerio de Fomento que actuara en la eliminación de los puntos negros de la carretera en tanto en cuanto se ejecutaba la autovía.

El Ministerio de Fomento, tras el cambio de gobierno, puso en marcha un plan de choque con el fin de mejorar la seguridad vial de las carreteras del estado, sin embargo en ningún punto del documento se recoge una sola actuación en la carretera más peligrosa dela provincia, la N-240.

En concreto, en el plan presentado por la Ministra de Fomento se contemplaba la inversión de 1,34 millones de euros en la mejora del firme del puerto de Monrepós y 3 millones de euros para diversas mejoras de trazados en intersecciones, aunque no se detallaba cuales. De hecho ya ha salido a concurso el primero de los mencionados trabajos.

Si en el pasado fueron los alcaldes del PSOE los que exigieron una eliminación urgente de los puntos negros de la Huesca-Lleida bajo el argumento de la alta tasa de accidentalidad de la carretera, ahora son los del PP los que exigen esa intervención sobre la misma base.

Comentarios