La Policía Local de Jaca intensificará los controles de velocidad y alcoholemia en la ciudad

El Jefe de la Policía Local, José Miguel Larraz, y el Alcalde de Jaca, Enrique Villaroya, han presentado en el ayuntamiento la memoria de la Policía Local perteneciente al año 2003. Dicha memoria recoge las actuaciones, servicios, incidencias y datos sobre plantilla referidos al año pasado. Se ha hecho hincapié en el importante papel que cumple la Policía Local en una ciudad como Jaca que está en continuo crecimiento. Una muestra del trabajo policial son los 5070 servicios que prestaron en 2003.

Aparte de mencionar las campañas que ya se hacen como las charlas de seguridad vial, la colaboración con la Guardia Civil y los juzgados o los controles que se llevan a cabo cada día, se ha comentado que la vigilancia para el buen cumplimiento de las normas en el casco urbano va a ser más estricta que los años anteriores. El control será duro para aquellos que aparquen en una zona de carga y descarga, un parking para minusválidos o un paso de peatones. Y también para los que no tengan los papeles del coche en regla, no lleven chaleco reflectante o no cumplan normas de seguridad tan importantes como el llevar puesto el cinturón, que pueden proteger tantas vidas de niños y adultos, como ha destacado el Jefe de Policía José Miguel Larraz.

Se ha puesto énfasis en proyectos futuros. Los más importantes serán los controles de velocidad y alcoholemia más duros que la Policía llevará a cabo a partir de ahora, ya que va contar con un alcoholímetro de precisión. Se harán controles fijos y móviles con radar y se vigilará especialmente la velocidad de los coches en la cuesta del hospital y las cuatro entradas a Jaca, es decir, la nacional 330 desde Sabiñánigo, la nacional 240, que viene de Pamplona, la entrada por la avenida Francia y la entrada por la zona norte. Como ha dicho el alcalde de Jaca, Enrique Villarroya, muchos conductores se llevarán desagradables sorpresas.

Comentarios