El coste de vestirse en San Lorenzo

2004080202 peñistas.jpg

Las prendas para San Lorenzo se suelen caracterizar por su precio asequible. Desde 10 euros que nos podemos gastar en vestir de blanco y verde a un niño, hasta presupuestos prohibitivos en trajes regionales para la ofrenda al santo. La media podría establecerse entorno a los 20 euros, con este presupuesto tendríamos el lote mínimo de pantalón, camiseta, zapatillas, pañoleta, fajín y albahaca. Además en estas fechas el comercio oscense se vuelca en este tipo de prendas lo que facilita mucho la labor del comprador.

Las fiestas de San Lorenzo ya están cerca y debemos empezar a preparar nuestro armario para las fiestas laurentinas. Por ello debemos reservar una pequeña parte de nuestro presupuesto para la compra del vestuario y otra serie de complementos, si no imprescindibles, si muy necesarios.

Respecto al vestuario es indispensable el color blanco en todas las prendas que adquiramos, excepto la pañoleta y el fajín que le dan el toque de color necesario.

Respecto a las prendas verdes, es decir, el fajín y la pañoleta los precios oscilan menos que el resto de la ropa, y en estos días no es difícil encontrarlas por cualquier comercio de la ciudad.

También es muy importante el calzado, para que nuestros pies aguanten el ritmo festivo los siete días, y más si decidimos ir a las vaquillas. Los precios dependen de la opción festiva por la que nos decantemos.

Pero no sólo nosotros debemos engalanarnos para estas fiestas, también debemos preparar nuestras casas con banderas y guirnaldas entre otros adornos. Con esto se consigue impregnar las calles de Huesca con ese toque festivo que todos los oscenses queremos.

Por último, pero no porque sea lo menos importante, todo lo contrario, está la albahaca, que adorna las ventanas, solapas y pañoletas de muchos oscenses durante todos los días de las fiestas.

Además de todo esto hay otra serie de elementos que son opcionales y van en función del día de las fiestas en el que nos encontremos, como por ejemplo la sandía y la bota de vino para el día del chupinazo, que aunque no son prendas de vestir suelen acompañarnos desde la hora del almuerzo.

Comentarios