Opinión: Con la música a otra parte

Pablo Barrio Aller

David Bisbal, el orgullo del panorama musical en la España de los últimos dos años. Los que le encumbraron lo desencumbraran como buenos desencumbradores que son. En cuanto empiece a deshincharse. No queda mucho tiempo. La primera vez que estuvo en Huesca, con la otra gran cantante del país, con Chenoa, fueron 9.000 personas. Esta vez, sólo en el escenario, fueron 4.000. La próxima vez... no creo que haya una próxima vez.

Pero este parrafito es tan sólo una introducción a un artículo al que le viene de lujo un subtítulo: ?¿Dónde está la educación musical??. Y es que la concejalía de fiestas de Huesca podría plantearse, aunque sólo sea un poco, la importancia de hacerlo. Bueno, supongo que es más cómodo coger la lista de cantantes prefabricados por la televisión y cobrar a la gente 20 señores euros por verlos en el escenario. Y es que hay que admitir que son bien guapos y que cantan... y que cantan lo que nos enseñan a querer y adorar por la caja tonta.

Todo el mundo coincide en la existencia de la telebasura, quizás sea éste un nuevo fenómeno... ¿música de telebasura? ¿telemúsicabasura? o, simplemente, ¿música basura?? Pero es que en este país no educamos musicalmente, sencillamente hacemos lo más cómodo, dejarnos llevar y, a puro de que nos lo repitan cien veces al día, rendirnos y admitir que esa música es la mejor que puede existir. Y, para que no se nos quejen los raritos, traemos algo de música africana y un poco de jazz... al otro extremo.

A lo peor, y seguramante, esta opinión caiga en saco roto y, para el año próximo, podamos ?disfrutar? de los ciento catorce pereas que la televisión tiene previsto fabricar durante la próxima temporada televisiva... Que ustedes lo canten bien.

Comentarios