El gobierno de Aragón concede la C de calidad alimentaría al turrón negro

2004080404 calidad.jpg

El gobierno de Aragón concede la c de calidad alimentaría al turrón negro El Departamento de Agricultura y Alimentación del Gobierno de Aragón ha concedido la C de Calidad Alimentaria de Aragón al Turrón negro, un producto de pastelería en forma de prisma rectangular, constituido por un mínimo de 70% de almendra de variedad "largueta" con piel, un mínimo de 15% de miel también con C de Calidad, entre un 9% y un 11% de azúcar y oblea. Con este distintivo, la marca C de Calidad Alimentaria de Aragón cuenta ya con 31 productos en su lista. Este Turrón negro lo elabora la empresa La Florentina de Graus (Huesca).

El reglamento de la C de Calidad para el Turrón negro establece que para su elaboración se cuece la almendra y la miel junto con el azúcar hasta conseguir el punto requerido de tueste y color. El producto obtenido se vierte sobre las obleas, en las cuales se extiende y se alisa. Posteriormente, se corta en barritas horizontales. El Turrón negro puede ser envasado en piezas enteras (que tendrán forma rectangular de 190 milímetros de largo por 80 milímetros de ancho y 16 milímetros de grosor aproximadamente, dependiendo del diámetro de la almendra) o troceado. El Turrón negro con C de Calidad tendrá color rojizo-oscuro brillante, sabor fuerte y dulce, con una textura crujiente y homogénea. No se admiten trozos de almendra salvo en un 2% del volumen en la misma pieza, por lo que las almendras enteras deberán estar distribuidas homogéneamente. La C de Calidad La C de Calidad Alimentaria es una marca propia del Gobierno de Aragón que se creó en 1991. El primer producto obtuvo la marca en 1993, por lo que ahora cumple 11 años. La finalidad de la marca es garantizar la calidad de los productos agroalimentarios elaborados o distribuidos por personas autorizadas y controladas por el titular de la marca -el Departamento de Agricultura y Alimentación--. El primer producto que se apuntó a la C de Calidad fue la Longaniza de Graus (1993) el último antes del Turrón negro, las pastas alimenticias con trigo duro (2004). El valor económico de estos productos ronda los 6,8 millones de euros, de los que aproximadamente 300 millones proceden de la exportación. El Gobierno de Aragón concede una subvención directa de hasta el 50% de los gastos derivados de la puesta en marcha de la marca por parte de la empresa y del establecimiento de los controles de calidad. Los controles son realizados por un Comité de Calidad Alimentaria constituido por representantes de los elaboradores, el ITA, la DGA y la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Zaragoza.

Comentarios