Ferretería Artículos Alemanes de Huesca

Ferretería artículos Alemanes de Huesca(1918-2003)

CARLOS MONSÓN PUEO

La ferretería Artículos Alemanes de Huesca, sita en el número 38 del Coso Alto y conocida popularmente como ? Los Alemanes ?, fue fundada por Don José Pueo en 1918. Este hombre era el abuelo de la última regente del negocio Doña Trinidad Pueo Sena, fallecida recientemente. Don José Pueo, natural de Estadilla, fue hombre habilidoso y de gran inventiva. Dejó pronto su pueblo natal afincándose sucesivamente en varios pueblos catalanes, estableciendo en cada uno negocios de venta de artículos insospechados en nuestros días.

Coincidiendo con el final de la Primera Guerra Mundial, en 1918, se instaló en Huesca y fundó la tienda con el nombre de ? Artículos Alemanes ?. La central estaba en Barcelona y el establecimiento de Huesca, como los de Barbastro, Jaca, Monzón y Lérida eran sucursales que puso en marcha para sus nueve hijos. La ferretería de la capital oscense fue primeramente abierta al público frente al Palacio de los Carderera en el número 40 del Coso Alto y años después fue ubicada en la dirección actual. Buena parte de las mercancías; ruedas de carro, atalajes para las caballerías, escopetas, perdigones, herramientas, porcelana de Austria, loza etc, era género alemán procedente de la guerra. Ese origen y el convencimiento de la calidad y prestaciones de la etiqueta ? made in Germany ?, decidieron el nombre de la ferretería.

?Los Alemanes ? fue posteriormente regentada por uno de los hijos del fundador, Don Manuel Pueo y su esposa Doña Mercedes Sena. La familia tenía un vehículo para venta ambulante y llegó a disponer de tres almacenes en diferentes puntos de la capital, además de una vivienda encima de la tienda donde nacieron las dos hijas del matrimonio: Mercedes y Trinidad. Durante la Guerra Civil española a Don Manuel Pueo le tocó tapiar la puerta y el escaparate del establecimiento a causa de los continuos bombardeos que sufrió el inmueble por estar situado en frente del edificio del Gobierno Civil. La guerra supuso un paréntesis en la actividad comercial en Huesca puesto que la familia se trasladó con la furgoneta y todos los artículos que pudieron llevar a la localidad de Biscarrués. Allí el dueño del café le propuso instalar la tienda en su local para continuar el negocio.

Terminada la guerra, las puertas de ? Los Alemanes? volvieron a abrirse en el Coso Alto. Las estanterías y demás mobiliario de la tienda fueron construidas con la madera de las cajas donde traían el material de venta ya que Don Manuel era, además de ferretero, ebanista. Y él mismo dio forma a las paredes y colocó los tres mostradores de que disponía el local. Tras el fallecimiento de Don Manuel en 1962 el negocio continuó con su viuda Doña Mercedes Sena , que siguió con la venta de artículos de ferretería si bien se comenzó a vender también envases de plástico, utensilios de aluminio, etc. La transformación profunda experimentada en la venta de ferretería al detalle hizo que desaparecieran artículos como los calderos para el mondongo y los útiles de labranza y su lugar fuera ocupado por el menaje de cocina y la tornillería. Cuando murió Doña Mercedes en 1988 el negocio continuó a manos de su hija Doña Trinidad y su nieta Puchi Monsón. Fue durante esta última generación cuando se hizo el único cambio en la tienda. Se cambió el suelo de madera por estar muy deteriorado por el paso del tiempo y por los cientos y miles de pies que pisaron el suelo de ? Los Alemanes ? durante tantos años, y se colocaron baldosas de cerámica.

En la actualidad se va a proceder al derribo del inmueble debido a una operación urbanística para rehabilitar el teatro Olimpia y edificar en el solar resultante, y por esa causa ? Los Alemanes ? cerró sus puertas definitivamente el mes de diciembre pasado. Con su cierre desaparecen ochenta y cinco años de historia y dedicación comercial de la familia al negocio de la ferretería en la ciudad de Huesca.

Comentarios