El Obispo de Huesca y Jaca realizará la Visita ad Limina, a Roma, del 17 al 31 de enero próximos

2004080505 obispo.jpg

Cada cinco años, los Obispos deben visitar las tumbas de los Apóstoles, encontrarse con el sucesor de Pedro y presentar un informe o relación de sus respectivas diócesis. Es lo que se denomina Visita ad Limina en la que, este próximo invierno, también participará el Obispo de Huesca y Jaca, Jesús Sanz.

Los obispos de las 70 diócesis españolas relizarán esta visita en dos turnos, entre los días 17 y 31 de enero de 2005 y entre los días 21 de febrero y 5 de marzo. Estas fechas han sido propuestas por la Santa Sede. En el primer turno viajarán los Obispos de las provincias eclesiásticas de Burgos, Madrid, Mérida, Badajoz, Oviedo, Pamplona, Toledo, Valladolid y Zaragoza, y el Arzobispado Castrense.

Los cánones 399 y 400 del actual Código de Derecho Canónico definen y precisan lo que es la Visita ad Limina, cuyos orígenes históricos datan del siglo IV, si bien fue el Papa Sixto V en 1585 quien la institucionalizó y dispuso de modo más sistemático. Según la actual legislación de la Iglesia, los Obispos residenciales deben visitar las tumbas de los Apóstoles, encontrarse con el Sucesor de Pedro, es decir, con el Papa, y presentar un informe o relación de sus respectivas diócesis cada cinco años, aproximadamente.

El momento principal de la Visita ad Limina lo constituye la entrevista personal que el Papa mantiene con cada uno de los Obispos y la posterior audencia y discurso papal a los distintos grupos de Obispos. En estos discursos, el Papa incide y subraya las urgencias pastorales de las distintas Iglesias particulares.

En el transcurso de esta visita, los Obispos han de visitar también distintos Dicasterios y organismos de la Curia Romana y peregrinar a las tumbas de los apóstoles Pedro y Pablo.

La última Visita ad Limina de los Obispos españoles tuvo lugar en el otoño de 1997 y en el invierno de 1998.

Comentarios