Cruz Roja se une a las Parrillas de oro de la ciudad

2004080606 cruz roja.jpg

El presidente Cruz Roja de Huesca , Francisco Barreña, recibirá este lunes tomando el relevo a Antonio Ibor. Desde las parrillas de oro de 1990 a Pedro Lafuente y Augusto Alvira hasta la Cruz Roja este año, son 23 los galardonados hasta el momento con este premio de 14 años de historia. La entidad ha serigrafiado una pañoleta en la que se indica ?entre todos la hemos conseguido? haciendo referencia a una parrilla.

La parrilla de oro es un premio que concede año tras año el Ayuntamiento de Huesca a personas ligadas estrechamente a la ciudad como reconocimiento a su trayectoria. En 1989 Vitorino Solanes recibió una placa y es en 1990 cuando se entregan las parrillas de oro. Pedro Lafuente y Augusto Alvira recibían en esta ocasión el galaradón como agradecimiento a sus más de 32 años colaborando con la organización de las fiestas laurentinas.

En 1991 fueron el hortelano Daniel Calasanz y el feriante Víctor Jesús Sada los homenajeados por el ayuntamiento. En 1992 fue la Banda de Huesca la premiada con la parrilla de oro, ya que no siempre se entrega a personas sino que también han sido galardonadas varias asociaciones y agrupaciones. De este modo fue galardonada la Agrupación Folklórica Santa Cecilia en el año 1993. En 1994 volvieron a darse más de una parrilla de oro, así Josefina Lanuza, por entonces voz decana de Radio Huesca, y los componentes de las brigadas y servicios municipales recibieron el premio. En 1995 Joaquín Zamora Rodrigo, coadjutor de la Basílica de San Lorenzo, y Gonzalo Hernández Jiménez, fundador de la Pirotecnia Oscense, fueron los parrillas de oro. Del mismo modo los parrillas de oro 1996 recayeron en las Peñas Recreativas Oscenses y la Asociación de Amigos del Folklore Altoaragonés, fundada en 1983.

1997 fue un año de novedades. Desde el Ayuntamiento se tomó la decisión de no entregar más de una parrilla de oro al año aunque se reservaba la posibilidad de entregar, de forma excepcional, dos premios. Además se entregó la, hasta el momento, única parrilla de oro a título póstumo. El que fuera alcalde de la ciudad de 1976 a 1983 y concejal desde ese mismo año hasta 1995, José Antonio Llamas, fue el galardonado a pesar de la abstención del PSOE, que consideraba que Llamas merecía un reconocimiento mayor, como por ejemplo ser nombrado Hijo Predilecto de la Ciudad.

1998 trajo el galardón a las manos de Emilio Miravé, también ex alcalde de Huesca e impulsor de las fiestas de San Lorenzo. La Cofradía de Caballeros de San Lorenzo recibieron el galardón de manos del alcalde en el año 1999. La última parrilla de oro del siglo XX, en el año 2000, fueron los joteros Carlos Vidal y Ángeles Montori los homenajeados, que consideraban emocionados que ?era un lujo? mientras que la primera parrilla de oro del siglo XXI tuvo dos protagonistas: Miguel Martín y María Antonia Sanagustín, uno por estar siempre en la primera fila de las peñas, sobre todo de la Zoiti, y otra oir ser la más importante modista de trajes regionales. El año 2002, el músico ya fallecido Santos Pueyo y el empresario de la Plaza de Toros, Justo Ojeda recibieron el preciado premio.

En 2003 el honor se lo lleva Antonio Ibor, tras trece años de parrillas de oro se sitúa como el vigésimo segundo galardonado de la historia oscense.

Comentarios