Adiós a Miguel Paris el Patriarca de la información televisada en Aragón

Javier Gironella Falces

Con un pie en el estribo de las vacaciones me llega a través de un mensaje de la Asociación de la Prensa de Aragón, me llega la triste nueva del fallecimiento de Miguel París.

Para las nuevas generaciones seguramente que el patriarca de los Paris, les suena menos que el trabajo de sus hijos que siguen con la cámara al hombro siendo testigos del quehacer diario de la vida informativa de nuestra tierra y plasmada más tarde en los informativos de Televisión Española.

Pero Miguel Paris, para los que peinamos canas, sabemos que ha sido hasta hoy mismo, el pionero de la información en la pequeña pantalla, en unos tiempos que lograre las imágenes no era tan fácil como ahora, que se dispone de medios, tantos técnicos como de desplazamiento.

Recuerdo muy bien a Miguel con su pequeña cámara, aunque con el rollo de celuloide, siguiendo al Ministro y poncios por las polvorientas carreteras de Aragón, para luego seguir la carrera y hacer llegar aquel rollo ?mágico? de imágenes a los estudios de Televisión Española en Madrid, empleando los mil sistemas y las cuatro mil argucias para que la noticia estuviese en su momento a disposición del realizar del Telediario de turno.

Pero además Miguel fue también la historia viva del Balneario de Panticosa y a traves de sus fotografías dejo constancia de los momentos de mayor esplendor de este enclave maravilloso. Estamos hablando de los momentos que el Balneario acogía a Perico Chicote y la ?crem de la crem? de la época, cuando otro ilustre personaje del Balneario, Severino Belio cuidaba aquellas instalaciones con el mimo propio de un padre a su hijo.

Miguel Paris estuvo durante medio siglo al pie del cañón, incluso después de sufrir un grave accidente de trafico, al ser arrollado por un vehículo, pero con sus muletas a cuesta no renunciaba a estar en primera fila de la acción, aunque ciertamente para entonces sus hijos ya habían acudido al relevo de esta saga que ha sido y es la historia viva del periodismo televisivo en Aragón.

Vaya desde aquí mi emocionado recuerdo para Miguel, que estoy seguro esta ya allá arriba formando tertulia con tanto buenos periodistas de esta tierra que le precedieron y un abrazo entrañable para sus hijos, que tienen el mejor ejemplo en su padre.

Comentarios