Nuevas restauraciones en la Colegiata de Bolea

2004080909 bolea.jpg

El Departamento de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, a través de la Dirección General de Patrimonio Cultural, ha adjudicado un contrato de servicios para la restauración y conservación de los retablos de Santiago y San Sebastián de la Colegiata de Santa María la Mayor de Bolea, en la provincia de Huesca.

La adjudicación ha tenido lugar mediante concurso ordinario y procedimiento abierto a la empresa Albarium, S. L., por 31.758,00 euros.

La Colegiata de Santa María la Mayor de Bolea fue construida entre los años 1.535 y 1.556 sobre un templo románico, del que todavía se conservan vestigios en la cimentación y en una cripta situada debajo del presbiterio. El torreón existente formo parte de la fortaleza árabe medieval que posteriormente se adaptó como campanario.

El estilo del templo se enmarca en el transito del gótico al renacimiento. Por lo que se refiere a los retablos que van a ser conservados, el de San Sebastián fue realizado en 1.503. Es de trazado gótico, de la misma escuela y época que el retablo mayor.

Las esculturas de San Roque, San Blas, San Sebastián, San Eloy y San Agustín, así como la mazonería, son obras de Gil de Brabante, de clara influencia gótico-flamenca. En la predela aparecen siete tablas pintadas al temple por el taller del Maestro de Bolea.

El retablo de Santiago Apóstol está ubicado en una capilla de singular belleza, con abundantes motivos ornamentales de estilo plateresco y se ha atribuido al prestigios escultor renacentista Damián Forment (1.530).

Las esculturas son de alabastro policromado. Sobresalen las de San Juan Bautista y el Rey David. Consta de un banco con escenas de la Epifanía, Descendimiento y Nacimiento. El cuerpo, es de tres calles con hornacina, presenta las esculturas de San Miguel con el demonio, Santiago peregrino y San Juan Bautista.

Sobre las hornacinas laterales, dos medallones con las figuras del profeta Isamas y el Rey David con su arpa. En las entrecalles, los cuatro evangelistas y en el ático, el Calvario.

Comentarios