Feria Taurina: No solo de nobleza vive el toreo

2004081212 cesar jimenez.jpg

Casi tres cuartos de plaza asistieron al tercer festejo de la feria taurina laurentina. Se lidiaron seis toros de José Luis Marca, bien presentados a excepción del tercero, siendo en general nobles, mansotes y con poco recorrido.

VICENTE BARRERA: 1 oreja y Ovación.

CESAR JIMÉNEZ: 1 oreja tras aviso y 1 oreja tras bronca al presidente

JOSÉ Mº MANZANARES: Ovación y Aplausos.

Se desmonteró ?El Chano? al banderillear el segundo toro de la tarde. Cesar Jiménez salió a hombros por la puerta grande.

La tarde, a pesar de tener un comienzo esperanzador, se hizo cuesta arriba debido a la falta de raza y fuerzas de los toros, que si tuvieron nobleza infinita pero que es una cualidad que no es suficiente en la condición en los toros. Cuado un ganadero se plantea que sus toros sean nobles debe de buscar como condición indispensable, al menos que tenga la fuerza y la raza suficiente para poder lidiarla en una plaza de toros con mínimas garantías de espectáculo, porque sino sucede lo que este jueves en Huesca: que los toreros tengan que embestir a los toros.

Vicente Barrera, puso en práctica su pulcro, clásico y personal toreo con el que cortó una oreja. El segundo de su lote fue tan noble como carente de fuerzas. El toro invalidó el querer y la disponibilidad del torero que escuchó ovación tras una buena estocada.

Cesar Jiménez cortó la primera oreja a su lote un toro mansote que fue a más en banderillas tras ser poco picado. Jiménez tanto de pie como de rodillas, y en distintos terrenos, cuajó una faena del agrado del público hasta que el toro definitivamente se rajó.

Su segundo, un toro refugiado en las tablas apenas quiso embestir, en todo caso alguna vez hizo atisbo de topar la muleta. Mató de estocada, y el público en una demostración de infinita dadivosidad le pidió una oreja que el presidente le concedió posibilitando la salida a hombros por la puerta grande.

José Mª Manzanares tuvo un primer toro falto de presencia, fuerza y raza. El matador intentó torear pero todo se quedó en un tratado de buenas intenciones , ya que ni siquiera tirando del toro este se desplazó. El sexto de la tarde, sin fuerzas, por lo menos aguantó veinte muletazos para que Manzanares no quedase inédito y pudiera realizar una faena con buen gusto. Mató de pinchazo y estocada casi entera y escuchó aplausos.

En definitiva, mucha nobleza y poca fuerza para una corrida de toros que terminó pesando al aficionado. Este viernes, con toros de ?El Torero?, llegan a Huesca Jesulín de Ubrique, Rivera Ordóñez y El Fandi. Los dos primeros rodeados de la aureola de la prensa del corazón.

Comentarios