UPA denuncia que el precio de productos agroalimentarios se encarece en algunos casos más de un 800 por ciento desde su origen hasta su venta

El Observatorio de Precios puesto en marcha desde hace más de un año por parte de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) y la Unión de Consumidores de España (UCE) pone en evidencia que algunos productos agroalimentarios se encarecen más de un 800 por cien desde su origen hasta que se vende en público. Otra de las conclusiones que se pueden extraer de este informe, que se elabora todas las semanas, concluye que en algunas verduras y frutas los precios pagados por los consumidores en los mercados respecto a los precios percibidos por los agricultores y ganaderos ha crecido ostensiblemente del 2003 al 2004.

Por ejemplo en el caso de la lechuga, y teniendo en cuenta la misma semana del mes de julio del 2003 y del 2004, la comparativa dice que los márgenes de precios entre el origen y destino han variado desde el 300 por cien el año pasado al 500 por ciento este mismo verano. Nuestra organización considera lamentable que por ejemplo un agricultor cultive sandías vendiéndolas a 0,04 euros/kilo, y que este mismo agricultor si necesitase comprarlas en un comercio instantes después tuviera que pagarlas a 0,30 euros/kilo, es decir, un 725 por ciento más caras.

UPA lamenta que intermediarios, distribuidores y en definitiva especuladores utilicen a los agricultores y ganaderos españoles y hagan su agosto a costa de los auténticos profesionales del sector agrario. UPA advierte que estos bajos precios que soporta el sector productor y que se hace más evidente en determinadas épocas del año puede conducir en un futuro no muy lejano a que los cultivos acaben siendo producidos por grandes empresas y no por pequeños y medianos agricultores y ganaderos, que en realidad son los que velan por métodos artesanales, medioambientales y de calidad en su modo de producción.

Ante esta situación la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos exige al Gobierno que ponga en marcha urgentemente el doble etiquetado en los productos, ya que de este modo el consumidor conocería escrupulosamente el precio que percibe el productor y la información al detalle del transcurso de cada producto desde que se produce en el terreno hasta que llega a los hogares. Así se lograría que existiese una mayor transparencia informativa y además, como consumidores, se viesen recogidos nuestros derechos.

Con el mismo objetivo, UPA propondrá en las próximas semanas a la gran distribución que opera en nuestro país la celebración de contratos que fijen los márgenes aplicados en la venta de productos, en especial de frutas y hortalizas, siguiendo el ejemplo diseñado en Francia, en el que las asociaciones de productores de frutas y hortalizas podrán firmar ese tipo de contratos con los operadores en distribución más fuertes. UPA ha solicitado al Ministerio de Agricultura que se incluya en la reunión del observatorio de precios que se celebrará a primeros de septiembre el apoyo de la Administración a este tipo de iniciativas que pretenden dar una mayor transparencia en los precios y una mejor confianza por parte de los consumidores.

Comentarios