Los herederos de la herrería “ El sastre de las mieles” donan su legado al ayuntamiento de Monzón

2004081818 donacion monzon.jpg

Con el objetivo que los utensilios y materiales de la herrería ? El sastre de las mieles? ,que cerró en el año 1948, no se pierdan y puedan ser vistos por generaciones venideras. El convenio firmado por el alcalde accidental, Manuel Campo y la familia Ró Castillón, manifiesta que ceden gratuitamente al Ayuntamiento de Monzón una relación de bienes con el objeto que el Ayuntamiento los conserve, proceda a su rehabilitación si fuese necesario sin perjuicio de las disponibilidades económicas del mismo y puedan ser exhibidos al público como patrimonio histórico de la ciudad.

En 1800 el abuelo de la familia, Agustín Ró, tras aprender el oficio fue el que abrió la herrería en el mismo lugar donde el bisabuelo Antonio Ró ejercía de sastre y vendía miel de allí el nombre de ? El sastre de las mieles?. En 1948 la herrería tuvo que cerrarse ya que no le pagaban, según explican sus hijos. También, cuentan como anécdota como su abuelo dio de comer, sin que él lo supiera, al famoso bandido ?El Cucaracha? a quien le llevaba un cesto.

El listado de bienes se compone de: fuelle, prensa en piezas, dos portaderos, un palo de la prensa largo, un banco de carretero, una máquina de doblar, una máquina de recalcar, un yunque con la Pilona, dos baúles, una tinaja, una pala de aventar y una sierra de carpintero.

La herrería se ubicaba en la calle Joaquín Costa número 56, actualmente un solar, en el que podría ubicar una plazoleta, que llevaría el nombre del Herrero del sastre de las mieles. María Rosa, Agustín y Manuel Ró Castillón esperan que este legado no se pierda.

El Ayuntamiento de Monzón todavía no tiene el lugar dónde se podrán exponer las piezas, que podrían ir al Museo Etnológico de Josefina Jiménez, en la actualidad en construcción.

Comentarios