Balance desigual en el turismo altoaragonés

2004082020 turismo.JPG

Como cada verano el turismo altoaragonés es noticia. Como en botica hay opiniones para todos los gustos, pero lo que esta claro, es que cada vez hay más apartamentos en el Pirineo y por tanto más gente, pero con distinto modelo de gasto.

La oferta hotelera sigue creciendo en la provincia y valles como el de Tena están inmersos en la construcción de varios establecimientos de cuatro y cinco estrellas.

Turismo deportivo, cultural, religioso, musical, termal o de festivales llenan cada verano los programas de actos para satisfacer los gustos de los visitantes que cada vez más están cambiando el modelo de estancia.

Hace unos años las vacaciones del Pirineo eran de quincena y en la actualidad se ha pasado a estancias cortas de 1 a 3 días y en distintos lugares.

Además hay que destacar el esfuerzo que se hace para desestacionalizar las temporadas y la oferta continua para la primavera, el otoño y el invierno. En España son 30 días de vacaciones y no da para que todos los destinos estén al completo todos los años.

Este verano parece que el turismo ha descendido en la provincia de Huesca con respecto a otros años. El mes de julio en general ha sido bastante flojo, aunque parece que en lo que llevamos de agosto las cifras han subido algo.

La asociación turística del valle de Tena afirma que el índice de ocupación en el mes de julio ha descendido con respecto al año pasado.

La oficina de turismo de Barbastro cree que no sólo habría que fomentar el turismo durante el verano, sino que lo ideal sería intentar desestacionalizarlo para que se repartiera durante todo el año. También afirma que lo mejor sería olvidarse del lleno completo este verano.

Sin embargo la oficina de turismo de Aínsa sí que ha llegado casi al 100% de ocupación en la primera quincena de agosto, aunque lamenta que julio ha sido más bajo que otros años.

En lo que a la hostelería se refiere hay diversidad de opiniones. Por un lado el gran Hotel Ciudad de Barbastro dice no poder quejarse

Y por otro lado, el hotel A Boira de Jaca se lamenta de que la gente que llega sólo

Se queda algún día más de lo que esperaba y que con la construcción de segundas viviendas la ocupación disminuye. Aún así, esperan que en el mes de agosto el asunto se anime un poco más.

En lo relativo a restauración, en el restaurante Castiell dicen que en julio estaban a un cuarto de la ocupación, aunque en la primera mitad de agosto ha aumentado.

El origen de los turistas es sobre todo nacional y especialmente del País vasco, Cataluña y Valencia. Con respecto al turismo internacional, predominan los franceses y belgas, pero en menor medida que otros años.

El balance pues, no es ni negativo ni positivo, sino todo lo contrario. Parece que en algunos lugares de la provincia de Huesca julio ha sido bastante flojo y en otros no tanto. Lo que sí parece extensible a casi todos es que hay que poner la esperanza en lo que queda de agosto y de verano, y a largo plazo, pensar en que el turismo no debería estacionalizarse tanto, sobretodo en una provincia que cuenta con recursos que también pueden aprovecharse durante el resto del año.

Comentarios