Eduardo Bandrés, favorable a subir los impuestos para financiar la sanidad

2004082424 eduardo bandres.JPG

El Consejero de Economía y Hacienda del Gobierno de Aragón, Eduardo Bandrés, ha apostado este martes en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander por una elevación de los impuestos especiales sobre el alcohol y el tabaco para financiar la sanidad, sin descartar en el futuro un aumento de la participación de las comunidades autónomas en el conjunto de los impuestos del Estado.

Bandrés se ha mostrado contrario a la generalización del copago para financiar la sanidad, si bien ha admitido la implantación selectiva de fórmulas de copago para el gasto farmacéutico de los pensionistas con altos niveles de renta.

El Consejero de Economía y Hacienda del Gobierno de Aragón, Eduardo Bandrés, ha señalado que ?todos los países desarrollados se enfrentan, en mayor o menor medida, a problemas de financiación del gasto sanitario, como resultado de los elevados costes que suponen los avances e innovaciones ?cada vez más eficaces- en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades?. El crecimiento del gasto sanitario por encima del aumento del PIB se explica, según Bandrés, ?por la creciente utilización de los servicios sanitarios por parte de una población con mayor nivel de renta y más educada que confía en la capacidad del sistema sanitario ?médicos, cirugía, fármacos, prótesis...- para resolver cada vez mejor sus problemas de salud?. Las expectativas sociales sobre la función igualitaria de la sanidad pública y la mayor accesibilidad de ésta para el conjunto de los ciudadanos, presionan a favor de la inclusión en el catálogo de prestaciones públicas de nuevas tecnologías diagnósticas y terapéuticas, así como de la ampliación de la cartera de servicios a ámbitos hasta ahora insuficientemente atendidos, como la salud bucodental, la atención sociosanitaria o la salud mental.

La sanidad pública se ve así abocada a una fuerte presión por la vía del gasto, en un contexto de envejecimiento poblacional que conduce a un aumento del gasto sanitario per cápita, habida cuenta que el consumo sanitario de los mayores de 65 años viene a suponer, con datos de la OCDE, en torno a 3,7 veces el consumo de los menores de esa edad. ?Las proyecciones de gasto a partir de diferentes escenarios demográficos anticipan ?según el Consejero de Economía y Hacienda de Aragón- graves tensiones financieras en los próximos veinticinco años?, por lo que requirió ?un esfuerzo de corresponsabilidad de todos los agentes implicados: políticos, gestores, profesionales sanitarios, usuarios y contribuyentes?.

Comentarios