Los incendios, pánico del verano

Los incendios en nuestro país acaban todos los años con miles de hectáreas de campo que luego tardan décadas en recuperarse. Por esto y por los peligros que el fuego conlleva, los incendios son uno de los elementos más temidos en esta época estival. La provincia de Huesca, al contar con tanto monte y bosque, sufre todos los veranos el azote del fuego, en ocasiones, devastador.

Uno de los mayores incendios que se han dado en la provincia de Huesca en los últimos años fue el que calcinó unas 4000 hectáreas de monte oscense y que se originó, a causa de un rayo, en 2001 en la sierra de Loarre-Mallos de Riglos.

Muchos fuegos son culpa de fenómenos naturales, un 70 %, pero hay otros que son intencionados. Este año las medidas de prevención y extinción de incendios han aumentado considerablemente, destacando sobre todo el refuerzo del aparato aéreo. El Departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón ha aumentado este año, en un 50%, el presupuesto para la lucha de incendios forestales. Además desde esta institución se va a poner en marcha un plan de reforestación.

Los 12 millones de euros del nuevo plan de reforestación irán destinados a la reforestación natural y donde haga falta artificial de los terrenos públicos quemados. En los campos privados el Gobierno de Aragón no puede actuar directamente. Los propietarios que soliciten alguna ayuda lo pueden hacer a través de una convocatoria que el departamento de medio ambiente saca todos los años.

La reforestación natural de un campo puede tardar muchísimo tiempo en acabar, depende principalmente del suelo y del clima de la zona quemada. Si el entorno es árido la reforestación puede tardar cientos de años, mientras que en un ambiente de humedad tardará solamente 50 ó 60.

Comentarios