Río Aragón cree que no ha habido acuerdo en la Ponencia sobre el Pacto del Agua

Tras la reunión celebrada en Sigüés entre algunos ayuntamientos afectados por el recrecimiento de Yesa y el presidente de la Ponencia de obras conflictivas del Pacto del Agua, el secretario general de UAGA, Javier Sánchez, desde la Asociación Río Aragón quieren manifestar lo siguiente:

Queda patente que la ponencia no nació para buscar un consenso para solucionar las demandas de Bardenas, que es el problema, sino para imponer una solución política preconcebida de la cota intermedia. Como en el foro de la ponencia no se contó con el acuerdo de las asociaciones de afectados, ni del movimiento ecologista, ni de CHA, se busca fuera el apoyo de quien siempre estuvo más dispuesto a hablar de precio que de valor del territorio.

El presidente de la ponencia, Javier Sánchez, al ser directamente beneficiado por Yesa, es parcial y por lo tanto carece de legitimidad para presidir esa ponencia. Con sus actuaciones, faltas de seriedad y rigor técnico al ningunear a una de las partes que está poniendo alternativas encima de la mesa, está salpicando a la propia ponencia, deslegitimándola.

No entendemos que se estén negociando compensaciones por el recrecimiento de Yesa, cuando en teoría el debate sigue abierto a cualquier alternativa, incluida la de que no se ejecute la obra. Es una prueba más de que el dictamen está preestablecido.

La Asociación Río Aragón manifiesta su total apoyo a los ayuntamientos de Artieda y Mianos por no participar en un acto de complicidad con el recrecimiento de Yesa. Queda claro así, que dos de los tres pueblos realmente afectados por el recrecimiento están en contra de éste y apuestan por las alternativas.

Para la Asociación Río Aragón resulta difícil entender que el alcalde de Sigüés no defienda las alternativas que pueden salvar la totalidad de su territorio, que además satisfarían las necesidades de Bardenas.

La Asociación Río Aragón quiere denunciar públicamente a ayuntamientos como los de Los Pintanos, Urriés y Undués de Lerda que, siendo unos de los principales beneficiarios del actual embalse (recibieron 3900 Ha con la desaparición de Ruesta), pretenden sacar tajada de la destrucción de sus vecinos. Siempre han defendido los intereses de Bardenas frente a los de la Canal de Berdún y ahora aparecen de forma indigna para recibir favores a costa del daño de los pueblos que realmente sufrirían el recrecimiento, como son Artieda y Mianos.

Comentarios