La CHE se compromete a intensificar los controles de vertidos al río Cinca

La reunión mantenida entre Greenpeace y el comisario de aguas de la Confederación Hidrográfica del Ebro, Rafael Romero, ha concluído con una serie de compromisos que para Greenpeace demuestran un cambio esperanzador y positivo en la actitud de la CHE con respecto a los vertidos tóxicos que afectan al Ebro, y, en concreto, con la liberación del DDT al río Cinca. De hecho, el Comisario se ha comprometido a adelantar la revisión de la autorización de vertido de Montecinca, S.A., prevista para mayo de 2005, según la organización ecologista.

La Confederación Hidrográfica del Ebro se ha comprometido, además, a intensificar el muestreo en el entorno del Cinca, a incrementar el seguimiento con analíticas tanto en sedimentos como en biota -seres vivos- (los últimos datos hechos públicos por la Confederación son del año 2002).

Además de realizar un estudio minucioso en el entorno del Cinca para revisar la autorización de vertido de Montecinca, S.A., una revisión prevista para mayo del 2005 y que el comisario se ha comprometido a adelantar. (En la última revisión realizada en el 99 Montecinca había sido amonestada en varias ocasiones por la CHE y había manifestado que no tenía capacidad para ajustarse a los parámetros de vertidos de tóxicos de la Confederación. A pesar de ello, inexplicablemente la CHE le renovó la autorización de vertido triplicando, además, el permiso de caudal).

No limitar estas medidas al área de Montecinca y extender la intensificación del control de contaminación a una docena de empresas muy contaminantes de la cuenca del Ebro.

Por último existe un compromiso de estrechar, a partir de ahora, la colaboración con Greenpeace incluso en la realización de estudios y muestreos.

Comentarios