Las pistolas, gran apoyo psicológico del agente de policía

Las cortes de Aragón ultimaron hace poco una ley en la que se obligará a todos los agentes a llevar pistola en nuestra comunidad autónoma. Sin embargo, en la capital oscense los miembros del cuerpo de la policía local van armados desde el año 2001.

Las pistolas suponen para el policía un apoyo moral importante, sobretodo en situaciones comprometidas. Que estos agentes se sientan más seguros debería hacer que nosotros podamos descansar tranquilos porque significa que estamos bien protegidos.

Además de las pistolas, los elementos que componen el equipo básico de los agentes son los grilletes, para esposar a los detenidos y la defensa de goma, conocida por todos como la porra, que solo utilizan para reducir a personas cuando no se les puede controlar de otra manera porque están alteradas o son especialmente peligrosas. Para poder manejar las armas los agentes tienen que estar muy bien preparados.

Para asegurarse de que la persona que portará el arma está bien preparada, antes de otorgarles la pistola se hace un estudio tanto físico como psicológico. Se dan clases de tiro, teóricas y prácticas. Además, todos los años los miembros de la policía tienen que realizar prácticas obligatorias con el arma. Además de estas prácticas obligatorias hay voluntarias para todos aquellos que quieran mejorar sus tácticas de tiro y que incluyen también campeonatos.

En este tiempo que los agentes llevan armados, ha sido solamente una vez la que han tenido que utilizar la pistola, concretamente para disparar a un caballo que se había metido en la autovía y al que hubo que rematar porque estaba muy herido, pero en situaciones especialmente delicadas el policía al saber que lleva encima la pistola se siente especialmente protegido.

Comentarios