Las obras de la residencia Joaquín Costa en Barbastro podrían concluir a finales de este año

Un ambicioso proyecto cuya remodelación cuenta con un presupuesto de más de 700.000 euros y que irá destinado como centro específico para discapacitados psíquicos profundos; el primero, hasta el momento, en toda la provincia de Huesca. El centro, cuyas obras se espera están finalizadas a finales de este año, tendrá una capacidad de cincuenta plazas.

El alcalde de Barbastro, Antonio Cosculluela, destaca el trabajo que se ha llevado a cabo en esta residencia, cuyo uso cedió en su día el consistorio a la Asociación Tutelar Asistencial de Deficientes Psíquicos, Atades-Huesca. Un servicio público con el que se garantizará una atención adecuada a las personas que padecen cualquier tipo de minusvalía psíquica.

Cosculluela se muestra satisfecho con esta iniciativa, confiando en que a finales de este año estén concluidas las obras de remodelación. Un proyecto que ha contado también con el apoyo del Gobierno de Aragón.

El proyecto incluye, además, la creación de un Centro de Día, así como diferentes servicios, en función de las necesidades que requieran los residentes, que estarán acompañados por un equipo de veinte profesionales, expertos en logopedia y terapia ocupacional, entre otros. En la actualidad ya se han acabado los trabajos de la cubierta y la rehabilitación del interior. Un espacio que contará con todos los servicios necesarios para atender adecuadamente a las personas que van a vivir en él de forma permanente.

La residencia, que inicialmente fue inaugurada con el nombre de Rafael Fernández de Vega y Frago para pasar posteriormente a denominarse Joaquín Costa, fue construida en los años sesenta por el ayuntamiento para ceder el uso y gestión a la Diputación General de Aragón en los años ochenta. Esta residencia prestaba servicio a estudiantes de la Comarca del Somontano, Sobrarbe y Ribagorza.

Comentarios