Inaugurada en Ibieca la restauración de la ermita de San Miguel de Foces

2004090404 San Miguel de Foces.jpg

La localidad de Ibieca casi al completo ha salido en romería a la ermita de San Miguel de Foces para asistir a la inauguración de la rehabilitación de este templo. Al acto ha acudido el Presidente del Gobierno de Aragón Marcelino Iglesias que ha estado acompañado de la Consejera de Educación y Cultura Eva Almunia además de otras autoridades. La ceremonia ha consistido en una eucaristía y un posterior almuerzo popular.

La rehabilitación de este monumento se enmarca dentro del convenio de colaboración firmado a finales de 2003 por el entonces Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, la Diputación General de Aragón y Caja Inmaculada.

En conjunto la inversión ha ascendido a caso 180 mil euros. Se ha restaurado la portada, el conjunto mural y los sepulcros del templo románico del siglo XIII .

La localidad de Ibieca, inmersa en sus fiestas patronales, ha vivido la mañana con una gran espectación. El alcalde, Angel Arilla, visiblemente emocionado ha calificado este día como histórico.

De la visita del presidente han sacado partido. Públicamente el alcalde ha pedido al presidente la mejora de los accesos a la ermita recién restaurada. Marcelino Iglesias ya ha mostrado su compromiso de ejecutar esta obra.

El acto ha finalizado con un almuerzo popular en los exteriores de la ermita.

La ermita de San Miguel de Foces es el único resto que queda del antiguo señorío de Foces, despoblado ya en el siglo XV. Parece ser que fue edificada con el fin de servir de panteón familiar. Se trata de un edificio de una nave, cuya cabecera está constituida por tres ábsides, lo que indica dos épocas diferentes de construcción, la primera, a mediados del siglo XIII.

En los dos testeros del crucero están alojados los sepulcros de la familia Foces. Todos los paramentos se hallan decorados con escenas relativas a San Juan Bautista, que constituyen uno de los conjuntos murales más importantes del Aragón medieval, fechado en la primera mitad del siglo XIV, dentro del denominado gótico lineal.

En algún momento esta decoración fue cubierta con cal como el resto de la iglesia, y probablemente en fechas coincidentes con su declaración de Bien de Interés Cultural, 23 de marzo de 1916, se realizó una intervención para eliminar la cal y restaurar las pinturas según criterios de la época, que supuso más bien un repinte general.

La actuación llevada actualmente a cabo ha consistido en la consolidación de morteros y película pictórica, eliminación de repintes, limpieza, reintegraciones de morteros y cromáticas, y protección.

En los sepulcros de piedra los trabajos han consistido en su consolidación y limpieza, colocación de injertos y reintegraciones cromáticas.

La portada principal, deteriorada en parte por la acción de los efectos climáticos, ha sido sometida a un tratamiento de limpieza, consolidación puntual de los elementos debilitados, y protección del agua de lluvia mediante la colocación de láminas de plomo en los salientes decorativos.

Por otra parte, se han realizado trabajos de reparación y nueva organización de las cubiertas, desencalado de todo el interior, colocación de alabastro en los ventanales y construcción de nuevas puertas de madera.

En la restauración se han invertido 6 meses de trabajo y 178.147 euros.

Comentarios