Se intensifican las negociaciones en Luna, Alvisa y Lanipiel

2004090402 lanipiel.jpg

La semana que comienza tiene varios frentes abiertos en materia industrial. En Luna Equipos Industriales se reincorpora este lunes parte de la plantilla de Almudévar, con lo que se cierra prácticamente en su totalidad el periodo vacacional. Las miras están puestas en la junta de acreedores convocada para el día 14 de septiembre; no obstante, podría aprobarse seguir procedimiento escrito con lo que no tendría lugar ese encuentro que se prevé celebrar en la Diputación Provincial de Huesca. La dirección de la empresa mantiene contactos con los acreedores para buscar acuerdos; el principal acreedor es la Seguridad Social, con la que hay contraída una deuda de seis millones de euros.

En cuanto a Lanipiel, empresa de Gurrea de Gállego sobre la que pesa la amenaza de cierre, se retoma la negociación este lunes. Será entre los representantes de los trabajadores y la propiedad. Se está pendiente de si se pone en práctica un plan de reflotación de la empresa. El consejero de Industria, Arturo Aliaga, ya ha apuntado que de no garantizarse la viabilidad de la factoría, la Administración poco puede hacer.

Y respecto a la situación que se vive en Alvisa Huesca, de pre-cierre parcial, este martes tendrá lugar una nueva reunión entre la dirección y el comité de empresa, con el fin de intentar acercar posturas respecto a cómo se perfila ese cierre, el traslado de empleados a Monzón y el despido de una veintena de trabajadores. El jueves la empresa presentó una nueva propuesta que tampoco satisfizo a la plantilla; el comité planteará una contrapropuesta el martes.

Tras el cierre de SEB Ibérica en Barbastro, han saltado al primer plano de la actualidad las crisis abiertas en Luna, Alvisa y Lanipiel. Durante este fin de semana, el presidente de Aragón, Marcelino Iglesias, ha apuntado que espera que en dos años esté en marcha el polígono logístico-industrial que se pretende construir frente a Walqa y que ocupará más de cien hectáreas de terreno.

Ese espacio vendrá a paliar los problemas de falta de suelo industrial existentes en Huesca; si bien desde la Cámara de Comercio se apuntaba recientemente que esa falta de suelo no puede servir de excusa para no poder dar salida a las solicitudes de instalación cursadas por parte de industriales.

Comentarios