Cinco nuevas bodegas se incorporan a la Denominación de Origen Somontano

2004090707 Vendimia.jpg

Abinasa, Aldara, Irius, Meler y Raso Huete son las nuevas bodegas que se han incorporado en los últimos días al Consejo Regulador de la Denominación de Origen Somontano. Las cinco empresas se unen a las quince bodegas de la D.O. en el mantenimiento del exitoso desarrollo de los vinos de alta calidad. Con las nuevas incorporaciones ya son veinte las empresas vitícolas que se acogen al Consejo Regulador.

Uno de los proyectos empresariales más destacados es la Bodega Irius, perteneciente al grupo empresarial Proconsol. Se trata de la bodega de mayor producción y capacidad de las cinco que inician su proyecto vinícola. La familia Lázaro, propietaria también de otras líneas de productos relacionados con la limpieza y la hostelería, apuesta por la creación de vinos de alta calidad con fuertes inversiones. Sus dimensiones, diseño y capacidad de producción se aproxima a las tres bodegas más grandes de la Denominación de Origen: Enate, Pirineos y Viñas del Vero. Alrededor de 20.000 hectólitros de vino serán elaborados en sus instalaciones.

La bodega cuenta con viñedo propio del que un 70% se ha destinado a variedades tintas y un 30%, a blancas. Con ellas se elaborarán vinos tintos, blancos y rosados. La empresa contará con una arquitectura de diseño espectacular en el que el arte de hacer vinos exquisitos se combina con las posibilidades de visita de turistas interesados por el mundo de la enología.

Cuatro bodegas familiares.

Abinasa tiene su sede en Lascellas. La empresa cuenta con una nave en la que se podrán elaborar alrededor de mil hectólitros de vino. Sus líneas de producción se encaminan hacia la elaboración de vinos tintos y rosados, en el primero de los casos, incluyendo procesos de crianza. Cuenta con viñedos propios de variedades tintas.

Estadilla será la cuna de los vinos de la bodega Aldara. Los viñedos propios están dedicados en un 90% a las variedades tintas autorizadas por el Consejo Regulador y tiene una capacidad de producción de, aproximadamente, dos mil hectólitros de vino. Elaborará vinos blancos y tintos. Sus instalaciones se estructuran en torno a dos naves de 300 metros cuadrados cada una.

Exclusivamente vinos tintos sometidos a procesos de crianza y rosados son los que elaborará Bodegas Meler, a partir de las variedades de merlot y cabernet-sauvignon plantadas en parcelas de titularidad propia. Esta empresa de carácter familiar con sede en Barbastro, se plantea una línea de producción ?in crescendo? en la que durante el primer año elaborará vinos a partir de los frutos de siete hectáreas de su propiedad. De ellas, se elaborarán 50.000 botellas. La bodega cuenta con una superficie total de 1.000 m2 de los que 500 se destinarán al proceso de elaboración del vino.

Bodegas Raso Huete cuenta con plantaciones de viñedo propio que en un 100% se ha dedicado a variedades tintas con las que se elaborarán vinos de esa misma categoría. La empresa cuenta unas instalaciones que comprenden más de 1.000 m2 de zona cubierta y 500 m2 de descubierta. Con su equipamiento tendrá capacidad para elaborar más de 2.000 hectólitros de vino.

Comentarios