La voluntad de los toreros no fue suficiente

2004090808 Toros '04.jpg

Se celebró en Barbastro la tradicional corrida de fiestas con tres cuartos de entrada en los tendidos y con toros de la ganadería salmantina de Galache, mansos y faltos de fuerza que incluso planteaban al empresario, Ignacio Zorita, pedir responsabilidades al ganadero. El primero fue devuelto a los corrales saliendo al ruedo el sobrero. Todos tuvieron unos sospechosos calambres en el desarrollo de la lidia. Sólo cortó una oreja el burgalés José Ignacio Ramos.

Los tres toreros, José Ignacio Ramos, Juan José Padilla y Serafín Marín estuvieron voluntariosos pero poco pudieron hacer ante la falta de fuerza de los astados.

José Ignacio Ramos: aplausos y una oreja

Juan José Padilla: petición de oreja y vuelta ruedo en el primero y silencio en el segundo

Serafín Marín: silencio en sus dos toros

Abrió plaza José Ignacio Ramos que vio como el primer toro era devuelto a los corrales. No empezaba bien la tarde y poco se puede destacar de la actuación del torero burgalés que estuvo inédito con el capote. Mató tras un pinchazo con una estocada casi entera y dos descabellos. El público le aplaudió por su interés y voluntad. El segundo de su lote, de nombre Enfadado, fue de lo poco que se puede salvar. Ramos completó una buena faena que remató con una media estocada que le permitió cortar una oreja.

Serafín Marín no tuvo suerte con su lote y estuvo inédito en el primero. Voluntarioso y con una buena tanda con la izquierda sacó algunos aplausos del respetable. Mató de una estocada tendida. En el segundo poco se puede destacar. Un pinchazo y una media dieron muerte a un toro que no acompañó al catalán. Silencio en ambos.

Juan José Padilla realizó una buena labor con el primero que le valió la petición de oreja del público, aunque se quedó en eso. Hubo vuelta al ruedo tras matar de una estocada entera tendida. En el segundo estuvo bien y realizó una buena faena pero no acertó con la espada y se quedó sin premio. Cuatro pinchazos dieron al traste con la posibilidad de que Padilla cortara alguna oreja en el que cerró plaza.

Comentarios