Cartas al director: El circo de Bermúdez

Grupo Municipal Socialista del Ayuntamiento de Huesca

Las ciudades no se construyen desde los titulares de prensa. La ciudad se levanta desde un trabajo global y continuo que satisfaga las demandas expresadas mayoritariamente por el conjunto de sus ciudadanos, que son quienes en el día a día ven y palpan los proyectos hechos realidad. Por eso, al Grupo Socialista del Ayuntamiento de Huesca le resulta absolutamente incomprensible el lamentable espectáculo circense que, casi cada semana, se empeña en ofrecer el portavoz del Grupo Popular. Roberto Bermúdez, ciego ante la realidad de la calle, sordo a cuantas respuestas se le puedan ofrecer en cada ocasión que hace una declaración pública, se aferra los mismos, vacunos y ya aburridos tópicos, a sus sempiternas e infundadas acusaciones con la realidad que se palpa en la sociedad y en las calles oscenses.

?Llevamos año y medio languideciendo, sometidos a debates estériles, con promesas incumplidas y campañas de imagen?, dice Bermúdez. Exactamente lo mismo que decía tras su toma de posesión como concejal en 1999, aunque ahora, según él, sea sólo año y medio. Sumido en sus propias contradicciones, cada vez que decide embestir desde los medios de comunicación Bermúdez nos ofrece el lamentable espectáculo de un político empecinado en negar lo que los oscenses ven y demandan, insensible a los indicadores de la opinión pública y a los resultados de las urnas, sin memoria para aceptar la herencia que los ocho años del Partido Popular en el Gobierno de la Nación dejó a nuestra ciudad, incapaz de ejercer una oposición responsable que proponga planteamientos creíbles y rigurosos.

Pese a su juventud, Bermúdez no ha sabido deshacerse, ni siquiera en el lenguaje, de un manual de partido caduco y viejo, del ?ataca que algo queda? que el portavoz popular practica como aprendiz aventajado del Señor Zaplana. Habla del Ave, cuando su grupo jamás presentó alternativa alguna a la ponencia sobre alta velocidad promovida por el Equipo de Gobierno. Pide alegremente cantidades supermillonarias para el Casco Antiguo cuando tal ligereza dejaría sin partidas otras necesidades prioritarias de la Ciudad, cuando el Partido Popular ni siquiera explicó sus propuestas en la redacción del actual Presupuesto municipal. Acusa de que no se sabe qué tipo de Multiusos se quiere, cuando uno de los primeros pasos de este proyecto fue encargar a las organizaciones empresariales implicadas un estudio financiado por el Ayuntamiento. Cita el Impuesto de Bienes Inmuebles como un ejemplo de incremento de la presión fiscal, cuando este impuesto corresponde al Estado y fue revisado cuando gobernaba su partido ¿Seguimos, señor Bermúdez? ¿por qué no dice a todos los oscenses y a sus votantes toda la verdad?

Destaquemos otro hecho recurrente del Grupo Popular que da indicios para pensar que, tras sus arremetidas contra el Equipo de Gobierno del Ayuntamiento, existe una maniobra para distraer a la opinión pública de las tensiones que desde hace ya muchos meses vive el PP. Un ejemplo. El pasado enero, cuando el PP se encontraba sumido en una grave crisis interna en Huesca, tras haber visto admitida a trámite una denuncia de sus militantes por falta de participación democrática en su partido, Bermúdez nos regalaba con unas declaraciones en las que apuntaba que el Gobierno local ?funcionaba a impulsos?. Hoy, a una semana del congreso del PP, con la crisis gallega en primera plana de todos los medios, con afirmaciones del señor Fraga de que su partido podría romperse en mil pedazos, Bermúdez vuelve a repetir su estrategia.

La sociedad española ha dado suficientes muestras de madurez y los electores han dado reiteradamente la espalda a quienes falsean una y otra vez la realidad. Señor Bermúdez, cambie de registro. Ejerza responsablemente su papel de portavoz de la oposición municipal. Aprenda la lección de su partido. No se repita. La ciudad y sus votantes se lo agradecerán. Pero si lo que realmente pretende es imponer a la Ciudad el programa del PP, recuerde que, en democracia, eso se decide en las urnas. Y recuerde también que los oscenses ya quedaron bastante escarmentados del paréntesis en el que ustedes tuvieron responsabilidades de gobierno en el Ayuntamiento de Huesca.

Comentarios