Cartas al director: Cese de Antonio Naval Más

Antonio Naval Más

Con motivo de haber sido cesado como Director del Museo Diocesano de Huesca, quiero agradecer el importante apoyo prestado por cada Medio de Comunicación de la ciudad. El buen eco encontrado siempre en la Prensa, Radio y TV ha sido garantía y estímulo para cuantos hemos trabajado en el proyecto del Museo con el objetivo de que tuviera la imagen digan, que unánimemente se ha reconocido.

Ruego, a su vez, se siga manteniendo esta actitud de interés pues, entre otras cosas, está en juego la memoria de Don Javier que alentó el Museo con entusiasmo y persistencia, sobre todo cuando el Cabildo de la Catedral con pertinacia, lo ha obstaculizado. Paradójicamente, en ningún momento ha merecido interés alguno del Obispo Sanz Montes, que nunca ha prestado el apoyo solicitado, limitándose únicamente a presidir la última inauguración.

Todo museo es una actividad que requiere particular especialización, y el Diocesano de Huesca ha adquirido una complejidad muy por encima de sus recursos, que ha sido suplida con el entusiasmo, la dedicación, el esfuerzo y el dinero de muchos, a quienes agradezco el que hayan estado siempre cercanos. Confío en que los medios de Información no decaigan en el apoyo de esta realidad cultural que enriquece el Patrimonio Artístico de la Ciudad, y que, junto con la estima que ha merecido el nombre del Obispo Oses, ha sido de las actividades que han dado fuera de Huesca una imagen más apreciable de la Diócesis.

Lamento no poder justificar la situación del cese, pues nunca había recibido una queja o propuesta de rectificación, una petición de explicación o sugerencia, por parte del Obispo actual. Pedidas razones, se me ha contestado que no se me tenían que dar. Insistiendo en aras de conocer un justificado despido, se me ha dicho que un nuevo obispo puede organizar la Diócesis como quiera, y que yo no tenía ?ni propiedad ni derecho? en el Museo, Supuestos que yo nunca había invocado.

Comentarios