Los niños ven la televisión solos cada vez más

2004092525 television.JPG

La Confederación Española de Organizaciones de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios (CEACCU) ha presentado la Guía práctica "¿Pantallas amigas?", eje central de una ambiciosa campaña de formación e información que pretende promover un consumo más crítico y racional de los medios audiovisuales y de las llamadas "nuevas pantallas" (el ordenador y la videoconsola).

La Guía ofrece trucos; consejos y recomendaciones y aborda cuestiones como el tiempo que dedican los niños y niñas a ver la tele, cómo interpretar el discurso informativo, !a publicidad en televisión, el uso seguro de la Red o el consumo de videojuegos.

La necesidad de esta iniciativa se justifica por la desorientación de padres y educadores respecto a cómo deben actuar y el desconocimiento mayoritario de sus derechos, según se refleja en el "Informe sobre los hábitos de consumo de televisión y nuevas tecnologías de la infancia y fa juventud? realizado en colaboración con sus ASOCIACIONES PROVINCIALES también presentado: 9 de cada diez encuestados afirman que no se conocen los derechos que tenemos respecto a la televisión y el 85% dicen no saber cómo y dónde reclamar.

En cuanto a los hábitos, el consumo solitario de la televisión se va consolidando y es uno de los aspectos en el que los hábitos más se han modificado, frente al tradicional consumo en familia. Aunque mayoritariamente el televisor sigue siendo el protagonista del salón o cuarto da estar, ya tiene una presencia importante en otras estancias de la casa como la cocina, el dormitorio de matrimonio o el cuarto de los niños. Además, el sondeo revela cómo ya para un 20% de los niños mayores de 12 años, el salón no es lugar dónde más tiempo se ve la ?tele?: el 12% de ellos la ven sobre todo en su dormitorio, y un 7% en la cocina, mientras que el 2% en la habitación de los padres. Con todo, todavía la mayoría ven la televisión más frecuentemente en el salón.

Por otro lado, es llamativo comprobar cómo el consumo diario aumenta con la edad: Hasta los seis años, hay un 21% de los pequeños que no la ven a diario; entre los seis y los once años, son el 14% de los niños los que no la ven todos o casi todos los días. Sin embargo, este porcentaje cae al 8% en el caso de los adolescentes a partir de 12 años, quienes en un 92% ven la televisión todos o casi todos los días.

Si se pudiera hacer un retrato robot del consumidor infantil de televisión sería aquel que cuando vuelve del colegio la persona que está en casa es la madre (así ocurre en el 60% de los casos), suele ver la televisión sobre todo (42%) por la tarde (el consumo se distribuye en menor porcentaje en otras franjas) y ve la televisión porque ?le divierte y entretiene?...

El estudio también refleja la escasa intervención de los padres en el consumo televisivo de sus hijos: así sólo en tres cada diez familias se hacen comentarios o se tienen conversaciones sobre los programas que ven los hijos en la televisión.

En cuanto a las soluciones para una mayor protección de la infancia, el 80% respalda la creación del Consejo Superior de lo Audiovisual y se demanda una mayor cooperación de las cadenas: 9 de cada diez encuestados denuncian que las cadenas no se preocupan de cooperar con los padres emitiendo programas adecuados.

Comentarios