Cuando golpea, golpea a todos

Lorenzo Río

Llevábamos ya un tiempo sin conocer ninguna actuación ?de envergadura? de la banda terrorista ETA. Desde la jornada del 11 de marzo de 2004 en la que varios miembros de un grupo radical islámico decidiesen hacer su particular holocausto en la vías de tren de varias estaciones madrileñas, lo cierto es que no habíamos conocido importantes actuaciones de estos radicales nacionalistas vascos. Apenas algún acto de kale borroka y alguna detención -importante, eso sí- de algunos de sus activistas más jóvenes. No las habíamos conocido hasta este fin de semana en el que decidieron que Huesca también se incluye dentro de su territorio de actuación.

ETA colocaba este fin de semana distintos artefactos explosivos en una torre de Alta Tensión del Valle de Bujaruelo, precisamente en la jornada en la que casualmente se encontraban en visita privada en la zona el ministro de Trabajo, Jesús Caldera; el secretario de Estado de Infraestructuras, Víctor Morlán; el delegado del Gobierno en Aragón, Javier Fernández; y el subdelegado del Gobierno en Huesca, Ramón Zapatero.

Sin provocar graves daños y sin lograr el derrumbe de esta instalación eléctrica, se nos abre una esperanza a pensar que ETA ahora, sabe que el 11-M ha creado un antes y un después sin precedentes en España, en un país que siempre ha sufrido con cada atentado de la banda pero que nunca había vivido una catástrofe como la de Madrid. Sabe que la sensibilidad de la clase política y social hacia el terrorismo ya no es la misma, y por ello parece que con acciones como ésta pretende llamar la atención, hacer un recuerdo del ?oye, que sigo aquí?.

Lo cierto es que en nuestra provincia no estamos aún acostumbrados, no nos hemos dado cuenta todavía de que nosotros también podemos ser objetivo suyo, de que ETA también ha decidido hace tiempo incluirnos en su mapa de actuaciones que desgraciadamente quedó perfectamente marcado con la tragedia de Sallent. Y es que tenemos que ser conscientes de una cosa: cuando golpea, golpea a todos.

Comentarios